Fue a comprar té, olvidó sus gafas y trajo una caja de preservativos

La nieta fue la encargada de compartir la foto de su abuela de 76 años, con los preservativos y contar la historia. La imagen se hizo viral.

A veces, cuando tienes que hacer una actividad o comprar algún producto, olvidarte de los lentes puede ser un completo error, especialmente si ya eres una persona mayor. Cometer una equivocación por haber dejado los lentes es normal, y si el error en cuestión es realmente vergonzoso, pero al mismo tiempo gracioso y capaz de sacar unas buenas carcajadas cuando se lo cuentes a otras personas, entonces la historia no puede no ser contada.

La protagonista de la historia es Rosemarie Riley, una mujer de 76 años de edad de Lancashire, en Inglaterra. La anciana salió de su casa para ir al supermercado a hacer sus compras, pero una vez que se encontraba en el supermercado, se dio cuenta de que había olvidado sus lentes en casa, por lo que era obvio que la calidad de su visión estuvo muy disminuida mientras elegía sus productos, pero, ignorando su baja visión, ella decidió hacer las compras igual, lo más gracioso fue lo sorprendente del resultado.

La Sra. Riley compró todo lo que le hacía falta o necesitaba: pan, leche y especialmente té. Una vez en casa, ya con sus lentes puestos y vaciando las bolsas de la compra, la anciana notó un pequeño cambio en el valor que ha pagado por su té, pero sin darle demasiada importancia. Lo que ella no imaginaba es que resulta que en lugar de comprar una caja de bolsitas de té, compró un paquete de condones Durex, la mujer de 76 años, mientras compraba sin sus lentes, accidentalmente puso un paquete de 30 Durex en su carrito de compras pensando que se trataba de las bolsitas de té y lo trajo a casa, segura de que lo que había elegido era té Tetley y no preservativos.

Pero aún en casa y con la diferencia de precios, ella no se da cuenta del todo. El error fue revelado entre risas por el marido de la mujer, John Riley, de 78 años, el cual descubrió la caja de condones y se preguntaba por qué su esposa los había comprado. El anciano, mirando el recibo de compra, se dio cuenta de que la cantidad digitada (17 libras) era un poco más alta que la frecuente para el paquete de té que ella solía comprar.

Fue aquí cuando la abuela se dio cuenta del error que había cometido y, junto con su marido, informaron a su nieta Gemma de 29 años. La pareja de ancianos pidió a la chica que llevara el paquete de Durex a la tienda con el fin de que les regresaran el dinero. Los tres, riendo ante todo lo sucedido, publicaron el incidente en Facebook.

Gemma publicó una foto suya con su abuela, contando lo sucedido con detalles. «Resulta que mi abuela compró estos pensando que eran bolsitas de té y su maravillosa nieta ahora tiene la tarea de devolverlos. Así que, por favor, si alguien me ve devolver esto, que no me juzgue. Solo quería un paquete de bolsitas de té de Yorkshire. Cuando pienso en lo que ha pasado, no puedo dejar de reírme, he visto a otros llorar de risa cuando le cuentas lo que ha pasado», escribió la nieta de 29 años en su perfil de Facebook.

Sobra decir que el post se convirtió rápidamente en un viral en la red social y recogió más de 12.000 reacciones y comentarios. La Sra. Riley dijo que había aprendido de lo que le había sucedido y ahora se asegura de llevar sus lentes cuando sale de casa antes de ir a comprar algo.