LifeStyle

Gracias a la genética es posible comer sin aumentar de peso 

Comer cuando se quiera y no engordar es el sueño de todos los que luchan con su peso. Pero ser delgado es también una cuestión de genética. Un pequeño consuelo viene de la Universidad de Columbia Británica, Canadá, donde el gen de la delgadez ha sido «aislado».

Los investigadores han identificado la secuencia genética que permite a algunas personas permanecer más delgadas que otras. El estudio, publicado en la revista científica Cell, examinó una muestra de 47.000 personas en Estonia, identificando la porción de ADN que actúa en la regulación del gasto energético.

El gen de la delgadez puede ser activado para combatir la obesidad

Las personas con esta característica particular son alrededor del 1% de la población mundial. Aunque comen mucho, comparado con el promedio, tienen suerte de no aumentar ni un kilo. Obviamente son personas que no hacen ejercicio y simplemente no aumentan de peso.

El equipo examinó los datos de algunos estonios, entre ellos 47.102 personas de entre 20 y 44 años, y comparó las muestras de ADN con los datos clínicos de personas sanas y delgadas en comparación con el peso normal y el sobrepeso, descubriendo así la presencia constante del gen activo Alk en los que pesan más.

Ya se conocía la existencia de los genes Sirt, en el centro de muchas «dietas» que prometen perder peso reactivando el metabolismo. El gen Alk, por otra parte, siempre se ha considerado un oncogén, es decir, un gen que cambia frecuentemente causando varios tipos de tumores, como el cáncer de pulmón. Pero hasta ahora no se ha conocido su papel en el aumento de peso.

Este último podría desempeñar un papel central en el aumento de peso: simplemente «apagarlo», es decir, inhibirlo, para mantenerse delgado. Los estudios en ratones también han sugerido que el Alk está muy presente en el cerebro, desde el cual ordena al tejido adiposo que queme la grasa de los alimentos o no. Ahora, las terapias dirigidas y otros estudios sobre este gen podrían ayudar a los científicos a combatir la obesidad.

Para lograrlo, por supuesto, se necesitarán más investigaciones y experimentos, comenzando con las neuronas que regulan el cerebro a nivel molecular, para equilibrar el metabolismo y promover la delgadez.

También puedes leer: El sexo es cada vez menos gratificante con el paso de los años: por esta razón

 

Fuente: InfinityNews

Publicaciones relacionadas