¿Guardas los huevos en la puerta del refrigerador? ¡Grave error!

¿Tienes la costumbre de guardar los huevos en la nevera? Algunos expertos aseguran que puede tratarse de un hábito peligroso y que debe ser evitado.

Hay muchas razones por las que debemos preocuparnos por la buena conservación de los huevos en el frigorífico, pero sobre todo a nivel de salud y mejor conservación de los alimentos. Los huevos son precisamente de los productos alimenticios más complicados al respecto.

Una vez que los dejamos en la puerta, los huevos van a verse expuestos a un choque térmico lo suficientemente fuertes para dañarlos y el movimiento constante de la puerta puede afectar el estado natural de sus claras, además, los investigadores sugieren que hay que mantenerlos alejados de la carne y de otros alimentos que puedan tener olores fuertes porque se pueden contaminar fácilmente al ser un alimento muy poroso.

La huevera que suele estar en la puerta de la nevera, deja a los huevos muy susceptibles a los cambios de temperatura, debido a la apertura y el cierre de la puerta del refrigerador, haciendo que se descompongan mucho más rápido. Entonces ¿dónde deberían almacenarse los huevos? La mejor manera de almacenarlos es dejándolos en su caja de cartón original en el área central del refrigerador para evitar los cambios de temperatura y la contaminación.

Para un almacenamiento óptimo, los huevos deben ser almacenados en cajas a una temperatura constante por debajo de los 20 °C lejos de alimentos que tengan olores fuertes para evitar afectar el sabor y la calidad del platillo. También es importante conocer algunas reglas adicionales: es mejor evitar cambiarlos de lugar con mucha frecuencia, especialmente entre temperaturas frías y calientes. La mejor opción es guardar los huevos en el refrigerador para que la temperatura sea siempre constante y los huevos se mantengan más frescos.

Recuerda que puedes utilizar huevos directamente del refrigerador para hacer huevos cocidos o revueltos, pero si lo que se quiere es hacer huevos escalfados, fritos, pasteles o merengues, es mejor utilizar huevos a temperatura ambiente. Los huevos a temperatura ambiente evitan que se vuelvan fibrosos y sensibles, esto permitirá que las proteínas se estiren y se junten más fácilmente para hacer platillos más finos y uniformes.

NO TE LO PIERDAS!

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana
Invalid email address