LifeStyle

Hábitos que te hacen subir de peso y no eres consientes de ello

Para poder evitar el sobrepeso y, en el peor de los casos, la obesidad, es importante llevar un plan de alimentación saludable y una rutina de ejercicios específica, teniendo en cuenta las necesidades de nuestro cuerpo. Estos dos aspectos son las bases esenciales para deshacerse de la grasa excesiva y aumentar la masa muscular.

Sin embargo, solemos pensar que llevamos a cabo buenos hábitos, pero en algunos casos no vemos los resultados y, por el contrario, notamos que subimos unos cuantos kilos de más.

Este tipo de situaciones nos genera una sensación de frustración que, por lo general, nos hace desistir de la idea de llevar un estilo de vida saludable. Pero lo cierto es que muchas veces no nos damos cuenta de que algunos de esos hábitos matutinos que consideramos inofensivos, pueden conllevar a un ligero aumento de peso. Aunque no siempre somos conscientes de ello, estos pueden llegar a ser un gran obstáculo para alcanzar nuestro peso ideal.

Dormir demasiado

Para nadie es un secreto que la falta de sueño desencadena la producción de una hormona llamada cortisol, la cual se encarga de abrir el apetito, es decir, que esta te hace comer en exceso. Sin embargo, dormir demasiado tampoco es una buena opción. De acuerdo con una investigación publicada en la revista PLOS One, dormir más de 10 horas diarias provoca un aumento del índice de masa corporal. Es por esto que los expertos recomiendan dormir exactamente entre 7 y 9 horas.

Dale la cara a la luz del día y evita mantenerte en la oscuridad

Al momento de despertarse, lo primero que se debería hacer es abrir las cortinas o las persianas de la habitación y de la casa en general. De hecho, según un estudio publicado en la revista PLOS One, las ondas de luz azul del sol de la mañana ayudan al cuerpo a despertarse y a poner en marcha el metabolismo. Al igual que afirman que 20 o 30 minutos de sol por la mañana son suficientes para influir en tu índice de masa corporal.

No organizar la cama al levantarse

A pesar de que suene algo absurdo y paradójico, es algo muy cierto. En realidad, una encuesta de la Academia Americana de Medicina del Sueño pudo comprobar que tender la cama diariamente influye en la calidad del sueño y dormir bien por la noche es el camino hacia un peso saludable.

No llevar un seguimiento para controlar tu peso

De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad de Cornell, se demostró que pesarse todos los días contribuye con la pérdida de peso de forma rápida y efectiva. La mejor hora para pesarse es por la mañana: las medidas serán más precisas porque nuestro cuerpo habrá retenido menos agua.

Desayunar con alimentos ligeros

Comer por las mañanas es opcional, puedes hacerlo o no. Sin embargo, si vas a desayunar, es mejor optar por alimentos nutritivos que contribuyan con tus necesidades diarias. De hecho, investigadores de la Universidad de Tel-Aviv afirman que deberíamos degustar nuestro paladar con comidas deliciosas por la mañana. Un desayuno de 600 calorías, compuesto por proteínas, hidratos de carbono y un pequeño postre, te permitirá seguir la dieta de manera más estricta a lo largo del día.

No mantenerse hidratado

Nuestro organismo en su mayoría es agua, por lo tanto, tomar este líquido es esencial. El agua se encarga de transportar nutrientes, hormonas y de regular la temperatura del cuerpo. De hecho, tomar poca agua, ralentiza los procesos de nuestro organismo que se encargan de eliminar toxinas y quemar grasa. Es por esto que varios expertos recomiendan iniciar el día con un vaso de agua tibia, preferiblemente que contenga limón, aunque también se puede optar por una infusión de plantas.

Síguenos en Google Noticias