Hay 7 formas diferentes de Covid-19 leve

Además de identificar varias formas de Covid-19 leve, un estudio muestra que el coronavirus deja una especie de huella en la sangre de los pacientes convalecientes. Información valiosa para una mejor comprensión de la enfermedad y para el desarrollo de vacunas eficaces.

Hay siete formas diferentes de la enfermedad de Covid-19, cuando su curso se caracteriza por síntomas leves. Esto se informa en un nuevo estudio del equipo de investigación de MedUni Vienna, según el cual la infección por coronavirus, cuando es leve, se presenta en siete formas diferentes, dejando atrás cambios significativos en el sistema inmunológico, incluso después de 10 semanas. Estos resultados, que acaban de publicarse en la revista Allergy, podrían proporcionar información valiosa y útil para el tratamiento de los pacientes con coronavirus positivos y el desarrollo de una vacuna anti-Covid eficaz.

Para identificar las diferentes formas de la enfermedad, los investigadores involucraron a 109 pacientes con coronavirus positivos y 98 personas sanas (grupo de control). A partir de aquí, pudieron demostrar que los síntomas asociados con el Covid-19 se dan en siete grupos distintos: hay síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos, fatiga y tos, síntomas parecidos a los del resfriado, como rinitis, estornudos, sequedad de garganta y congestión nasal, síntomas de dolor articular y muscular, y síntomas de inflamación de los ojos y las membranas mucosas.

Y de nuevo: síntomas relacionados con problemas pulmonares, con neumonía y dificultad para respirar, problemas gastrointestinales, como diarrea, náuseas y dolores de cabeza y, por último, pérdida del olfato y el gusto. «En este último grupo encontramos que la pérdida del olfato y el gusto afecta predominantemente a las personas con un sistema inmunológico joven, que medimos por el número de células inmunes, los linfocitos T, producidos en el timo [glándula que se encarga de asegurar su maduración] «Esto significa que pudimos distinguir claramente las formas sistémicas (por ejemplo, los grupos primero y tercero) de las formas específicas de los órganos (como los grupos 6 y 7) de Covid-19».

En el estudio, los investigadores también observaron una especie de huella dactilar del coronavirus. Demostraron que la infección por Covid-19 implica cambios detectables durante un largo período de tiempo, unas 10 semanas, en la sangre de los convalecientes. Los análisis, por ejemplo, mostraron que el número de granulocitos neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco que participa en la defensa del cuerpo contra las infecciones bacterianas y fúngicas, era significativamente menor de lo normal.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

«Sin embargo, hemos observado que se han desarrollado células de memoria y que las células T Cd8 han permanecido activas», comenta Pickl. «Esto indica que el sistema inmunológico sigue estando muy involucrado incluso varias semanas después de la infección inicial. Al mismo tiempo, las células reguladoras (que desempeñan un papel fundamental en la prevención de las reacciones inmunitarias, ed) han disminuido considerablemente». Esta es probablemente una mezcla peligrosa, los investigadores advierten, ya que podría conducir a la autoinmunidad.

Además, los datos mostraron que la sangre de los convalecientes tenía mayores niveles de anticuerpos que producían células inmunes: cuanto más alta (más alta y más duradera) era la fiebre del paciente durante el curso de Covid-19, mayores eran los niveles de anticuerpos contra el coronavirus. «Nuestros hallazgos contribuyen a una mejor comprensión de la enfermedad y nos ayudan a desarrollar posibles vacunas, ya que ahora tenemos acceso a prometedores biomarcadores y podemos realizar un seguimiento aún mejor», señalan los científicos.

«El estudio muestra que el sistema inmunológico humano ‘se duplica’ cuando se defiende contra el Covid-19 con la acción combinada de células inmunes y anticuerpos y que las células también son capaces de almacenar los movimientos del virus y responder. Ahora necesitamos confirmar estos resultados para utilizarlos en el desarrollo de vacunas eficaces».

También puedes leer: ¿La luz solar es necesaria para mantener una buena salud?