LifeStyle

Haz que tus plantas florezcan rápido con este increíble truco

Para que las plantas puedan crecer y florecer correctamente, es necesario que se nutran con un poco de ayuda. Para este proceso, la recomendación más básica tiene que ver con el uso de un abono de calidad. Por eso, el día de hoy vamos a descubrir cómo hacer florecer a las plantas rápidamente de forma natural.

El abono se puede encontrar tanto en componentes químicos como en preparaciones naturales. Existen ingredientes que tenemos en nuestra cocina que se pueden utilizar para preparar un excelente abono. Por ejemplo, tenemos a las cáscaras de huevo, un residuo rico en minerales y aminoácidos esenciales para la nutrición y el crecimiento de las plantas. Antes de arrojarlas a la basura, considera la posibilidad de reciclarlas dándoles uso como abono para las plantas que tienes en tu jardín o en el interior de tu hogar.

Entonces, ¿Cómo se pueden emplear las cáscaras de huevo para hacer florecer las plantas?

Por lo general, las personas creen que sus plantas no están creciendo como deberían, cuando lo cierto es que cada planta crece a su ritmo y no se deben presionar en exceso. Si quieres usar las cáscaras de huevos para elaborar un fertilizante natural, debes seguir los siguientes pasos.

Ingredientes:

5 litros de agua.

10 cáscaras de huevo.

Preparación

Para comenzar, pon a calentaren agua en un recipiente a fuego medio, luego añade las cáscaras de huevo, deja infusionar los ingredientes y retira la cacerola para deja reposar durante 24 horas. Por último, filtra la infusión y guárdala en una botella fría.

Esta mezcla servirá como agua de riego, la cual no solo proporcionará a tus plantas la hidratación que necesitan, sino que también obtendrán los nutrientes esenciales para su crecimiento. Recuerda que este abono líquido puede almacenarse un límite de tres meses.

Pero ¿Cuáles son los otros usos que tiene la cáscara de huevo para las plantas?

Más allá del agua de riego, las cáscaras de huevo tienen otras utilidades adicionales.

Ayuda a enriquecer el compost

Además de ser un fertilizante natural, este producto puede enriquecer el compost. Para llevar a cabo este truco, tritura las cáscaras de huevo de forma brusca y agrégalo a tu abono. Debido a los minerales que contiene este ingrediente (el calcio, el fósforo y el fosfato) ayudan a descomponer y alimentar a tus plantas. Por otro lado, las cáscaras de huevo también tienen otro gran beneficio: ayudan a equilibrar efectivamente el pH del compost y a hacerlo menos ácido. Esto es gracias al calcio que contienen, el cual ayuda a neutralizar la acidez de algunos de los materiales de desecho incluidos en la mezcla.

Protege las plantas de las molestas plagas

Ninguna planta está excluida de sufrir por algún insecto o animal. De hecho, las plagas que suelen atacar el jardín son los caracoles y las babosas. Si quieres repelerlos, solo debes aplastar las cáscaras de los huevos y esparcirlas alrededor de las plantas para formar una barrera contra estos molestos invasores.

Previene enfermedades en las plantas

Tal vez no sepas, pero echar cáscaras de huevo en la tierra puede ser muy beneficioso para los tomates, los pimientos y las berenjenas. El calcio que contiene este ingrediente ayuda a evitar que las plantas se pudran. De igual forma, las cáscaras de huevo también son útiles para proteger a los melocotoneros y almendros de las ampollas. Esta enfermedad criptogámica hace que las hojas de los frutales infectados se deformen debido a la afección del hongo. Para combatir las ampollas, puedes intentar colocando las cáscaras de huevo en redes y colgándolas en los árboles frutales al momento en que vayan a florecer. Recuerda que las cáscaras de huevos que vayas a utilizar no deben ponerse a hervir.