Salud

Hemorragias nasales, estos son los motivos por los que la nariz puede sangrar

Todos hemos pasado por una hemorragia nasal o epistaxis al menos una vez. El sangrado nasal no tiene ninguna importancia o complicaciones si la cantidad de sangre no es mucha y no es algo que suceda con frecuencia. Los otorrinos aseguran que cerca del 60% de la población ha pasado por un sangrado nasal alguna vez y no hay una edad especifica en la que estos episodios puedan suceder específicamente, pero estudios han señalado que puede suceder con mayor frecuencia en adolescentes y personas mayores de 50 años.

Las hemorragias no son algo por lo que debamos entrar en pánico, pero sigue siendo un trastorno que no debe ser subestimado, ya que puede ser causado por muchos síntomas y se debe saber que no todos ellos pueden ser tomados a la ligera.

La hemorragia nasal puede ocurrir por una amplia gama de causas: vasodilatación a causa del calor, presión arterial alta, presencia de vasos hinchados, ya que aún no están completamente formados para el caso de los niños, pequeños eventos traumáticos, alergias, exposición excesiva al sol y mucho más.

Aun así, generalmente puede ser causado por infecciones de las vías respiratorias superiores, incluida la rinitis y también por otras complicaciones más graves como el cáncer de nasofaringe o de los senos paranasales.

Para los casos más sencillos, hacer presión continua a lo largo de la parte inferior del puente nasal basta para detener la hemorragia sin mayor complicación. La mayoría de los casos de hemorragias nasales no requieren de una intervención médica. Pero, es necesario consultar a un especialista si la hemorragia nasal dura más de 20 minutos o si aparece después de una lesión.

Veamos a detalle algunos motivos por los que puede suceder una hemorragia nasal:

  1. Hipertensión.

Tener la tensión arterial alta es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y debe ser manejado por un especialista. Generalmente se le conoce como epidemia silenciosa, justamente porque acostumbra suceder sin síntomas relevantes, pero uno de los síntomas que puede señalar este padecimiento son las hemorragias nasales.

Estos síntomas son más frecuentes en los hombres hipertensos mayores de 60 años. Aun así, sucede que las hemorragias nasales relacionadas con hipertensión empeoran gracias al nerviosismo que provoca verse la nariz sangrando y subiendo la tensión arterial, lo que significa que ambos síntomas no estarían permanentemente relacionados, si se cumple con los requisitos para estas hemorragias nasales, lo mejor será visitar a un especialista los más pronto posible.

  1. Rinitis.

Es uno de los síntomas más comunes de las personas alérgicas. Los expertos aseguran que un síntoma frecuente de la rinitis alérgica es el sangrado nasal sin motivo aparente, generalmente durante la noche. Los especialistas dicen que no es algo que deba preocupar a aquellos que pasan por este tipo de episodios, aunque sí se recomienda acudir con un experto para tratar el problema.

  1. Presencia de un objeto extraño dentro de los conductos nasales.

Es una causa más frecuente en niños que adultos, ya que es común que ellos introduzcan objetos extraños en su nariz. El mayor problema surge cuando no podemos identificar con exactitud cuál ha sido el objeto introducido, e incluso ha habido casos en las que el objeto se queda introducido durante meses. Los objetos que los niños se introducen con mayor frecuencia son: gomas de borrar, algodón y piezas de juguetes. Es importante que el objeto no sea extraído manualmente, ya que se corre el riesgo de empujar el objeto y empeorar la situación.

  1. Nariz rota.

Una hemorragia nasal puede ser uno de los síntomas más claros de una ruptura de la nariz. Si esto llega a pasar, no solo se verá la sangre cayendo por ambos orificios nasales, sino que se sentirá mucho dolor, dificultad para respirar y moretones al alrededor de la nariz y los ojos. Si se cree que la nariz se ha roto, lo mejor ir lo más pronto posible al servicio de urgencias del hospital más cercano.

Publicaciones relacionadas