LifeStyle

5 razones para no obligar a tus hijos a abrazar a nadie

Todos queremos que nuestros hijos sean ‘perfectos’ frente a familiares y amigos, que desborden cordialidad y dulzura, y por ello muchas veces hasta los obligamos a lanzarse en brazos, incluso de desconocidos. ¿Cómo manejar de manera más coherente y sana los saludos de los niños?

Si eres de esos papás que pasan pena cuando sus pequeños se esconden tras sus piernas para no tener que dar afecto de manera involuntaria, tienes que leer esto. Estas son algunas razones por las que no deberías obligarlos a abrazar a quien no quieren.

  1. Para aprender sobre el consentimiento

Es muy importante que los padres estén siempre atentos a los instintos que muestran sus hijos y a cómo manejar el consentimiento frente a diversas situaciones. Y es que de esta manera ellos muestran a los demás cómo quieren ser tratados y cómo son capaces de llevar relaciones interpersonales.

Debemos entonces ayudarlos a conocer los límites, respetarse a ellos mimos y a los demás, y afianzar así las relaciones sanas con su familia y amigos.

  1. Para enseñarle que está bien decir que no.

Como padre, ¿te has puesto a pensar que muchas veces no le preguntas a tu hijo si siente el deseo de abrazar o no a alguien? O más aún, ¿te has puesto a pensar en todas las ventajas que conlleva que tu hijo sepa decir que no?

No está mal que se niegue a cosas que no quiere hacer, sobre todo cuando se trata de demostrar afecto. Ten en cuenta que hay ciertas limitaciones con su cuerpo y con sus sentimientos que él debe aprender a dominar y controlar.

  1. Porque abrazar no es la única manera de expresar afecto

¿Quién nos dice que una sonrisa, un “hola” afectuoso o un apretón de manos no son saludos de cortesía aceptables para un niño? Existen numerosas formas de dar afecto sin que eso conlleve tener que llevarlos involuntariamente al aspecto físico y es importante que los niños sepan esto.

  1. Porque se corre el riesgo de que pierdan el sentido del peligro

Todo padre debería valorar que su hijo tenga dudas de demostrar afecto, sobre todo a un desconocido o a alguien a quien no está acostumbrado a abrazar. Si un adulto no se abalanza sobre los brazos de alguien que recién conoce, ¿por qué debe hacerlo un niño?

  1. Para que no olvide que tiene el control sobre su cuerpo

Respetar la renuncia de los hijos de abrazar a otras personas no está mal. Eso les hace entender que no todo el mundo puede tocarlo cómo y cuando quieran, y que él tiene la libertad de decidir si quiere ser tocado o no.

Tener en cuenta la zona de confort de nuestros hijos es importante para que ellos crezcan siendo personas comprendidas, amadas y respetadas. Recuerda esto cada vez que tu hijo se niegue a abrazar a alguien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.