Actualidad

Hombre come un sándwich de McDonald’s después de un año enterrado en el jardín

Come un sándwich de McDonald’s después de un año enterrado en el jardín: lo que le pasa a su cuerpo es asqueroso.

Un experimento absurdo que podría haber tenido consecuencias absurdas y graves para el cuerpo. Un hombre, padre de tres hijos, eligió celebrar su cumpleaños número cuarenta con un viejo y rancio Big Mac que había enterrado un año antes en el jardín de un amigo.

Quería celebrarlo con un sándwich rancio…

El caso sucedió en Inglaterra, el Sr. Nadin quería celebrar su cumpleaños número cuarenta de una manera muy inusual; quería comerse un Big Mac que había enterrado en el jardín de un amigo el año pasado. Inventó un verdadero desafío que llamó «McDonald’s 365»: un McMenú enterrado durante un año.

Cuando el hombre sacó el menú, el sándwich y las papas fritas, el olor era nauseabundo. Las papas fritas estaban mohosas, y también parte del sándwich. Nadin se lo comió de todas formas; sorprendentemente no le pasó nada grave, excepto algunos problemas estomacales predecibles. Le dijo a algunos medios de comunicación locales: «He comido algunas cosas bastante raras en mi época, y recuerdo haber visto un video donde alguien había guardado un sándwich de McDonald’s durante años, así que decidí ir un paso más allá y comérmelo.

¿Tú lo harías?

También puedes leer: Cosas que los padres jamás deben prohibirle a su hijo

Publicaciones relacionadas