Belleza

Hombres: 6 trucos para lograr un afeitado perfecto

Para muchos hombres, acabar con el vello facial es mucho más que una cuestión estética. A continuación, te contaremos algunos consejos para que puedas lograr un afeitado perfecto.

Tal vez te hayas dado cuenta de que las barbas se han vuelto una tendencia entre los hombres. Es una moda que ha sido bien vista tanto por los jóvenes como por los adultos, incluso por algunas mujeres. Desde luego, dejar crecer la barba es una tarea muy complicada, ya que requiere de mucho tiempo, paciencia y un gran cuidado, pero también de mucha comezón, hasta el punto de que muchos hombres renuncian a este estilo.

Ahora te contaremos algunos trucos que te ayudarán a obtener unos increíbles resultados al afeitarte, escogiendo siempre los productos adecuados.

¿Cuándo es mejor afeitarse?

El mejor momento para afeitarse es en las mañanas, cuando la piel se encuentre más relajada y preparada para ser tratada. Trata de usar el vapor de un baño muy caliente o un paño humedecido con agua tibia: el calor ayudará a abrir los poros y preparará la piel para la afeitada.

Antes del afeitado.

La noche antes del afeitado, puedes usar un exfoliante facial, que eliminará el exceso de células muertas de la piel que la cuchilla podría arrastrar obstruyendo los poros abiertos. Eso sí, será suficiente con utilizar un exfoliante suave, lo que te permitirá una limpieza suave.

Aplica un aceite de pre-afeitado antes de afeitarte para generar una barrera y disminuir el riesgo de inflamación.

Trucos para el afeitado.

  • Hidrata tu rostro para reducir el riesgo de cortes, irritación y rasguños.
  • Aplica en la cara una espuma o una crema de afeitar y deja que actúe por unos minutos para que el vello se ablande.
  • Comienza con tu proceso de rasuración desde las patillas y siguiendo la dirección del vello, para no generar foliculitis y así evitar el rebrote.
  • Haga una segunda pasada, si es necesario, en la dirección contraria (contra la fibra).
  • Lave con agua fresca para que los poros se cierren y ayude a calmar cualquier irritación y disminuir los riesgos de infección.

Después del afeitado.

Hidratación: Luego de haberte afeitado, la piel está muy estresada por el encuentro con la cuchilla, por lo que requiere de un respiro y de humectación.

Seca el rostro dando palmaditas en lugar de frotarlo, con el fin de evitar enrojecimientos innecesarios. Finalmente, aplica el líquido para después del afeitado, en crema o aerosol para refrescar, hidratar y dar firmeza a la piel, ayudando a reducir las rojeces.

Publicaciones relacionadas