Cocina, recetas y alimentos

Huevo líquido, la última tendencia en cocina

Estamos seguros de que a simple vista puede parecer algo extraño, pero muchos expertos en cocina inician a considerarlo una novedad de la que no vamos a poder prescindir. Obviamente, no estamos hablando de unos simples huevos batidos, sino de un proceso que les hace conseguir una consistencia fluida, pero pasteurizada y lista, presentada en un cómodo empaque, similar al de la leche o el zumo de frutas.

Pero ¿Cuáles son las principales diferencias entre los huevos líquidos y los huevos con cáscara común?

El huevo líquido poco a poco se ha ido convirtiendo en una auténtica revolución para la cocina. La principal diferencia que tienen al compararlos con los huevos con cáscara es que estos ya vienen preparados con una consistencia fluida y están pasteurizados, homogeneizados y envasados en cómodos empaques cuadrados o botellas de plástico.

A diferencia de los huevos con cáscara, los huevos líquidos son sometidos a un tratamiento previo, el cual los calienta a una temperatura lo suficientemente alta como para eliminar cualquier presencia de microorganismos, pero no tan alta como para llegar a cocinarlos. Este proceso de pasteurización ayuda a eliminar los patógenos sensibles a las altas temperaturas con una alteración mínima de las características químicas, físicas y organolépticas del alimento.

Durante el proceso, se separan las yemas y las claras de los huevos, ya que la temperatura que debe alcanzarse para una correcta pasteurización es un poco diferente para ambas partes. Una vez listo el alimento, se reúnen en proporciones equivalentes a los huevos enteros con cáscara, lo cual puede llegar a ser útil si queremos utilizar los huevos líquidos para una receta que requiera una cantidad exacta del alimento. También nos conviene saber que se puede encontrar en el mercado solo la yema de huevo líquida pasteurizada o solamente la clara de huevo.

Sin embargo, existe una diferencia más que debemos resaltar: el huevo líquido cuenta con una vida útil de 3 semanas, un beneficio que se obtiene gracias a la pasteurización, algo que no es posible para los huevos comunes. Además, se ha demostrado que los huevos líquidos son más fáciles de usar, más precisos en las medidas, seguros y con una alta calidad.

Se debe tener en cuenta que los huevos líquidos son más caros que los huevos comunes. El consejo es usar para consumo diario los huevos normales y guardar los líquidos para situaciones de emergencia o recetas especiales.

¿Cuáles son las ventajas de los huevos líquidos?

Los huevos líquidos tienen el mismo aspecto que los huevos bien batidos, ya que la yema y la clara estarán bien mezcladas. Esta nueva presentación contiene la misma cantidad de proteínas y valores nutricionales que los huevos clásicos, pero hay una sutil diferencia entre ambos: en su preparación, el huevo líquido tiene una consistencia más fluida y sedosa, mientras que el huevo batido es más viscoso.

Por último, ¿Cómo se utiliza el huevo líquido?

El huevo líquido es un ingrediente igual de sencillo en su uso que el huevo clásico, es perfecto para cocinar huevos revueltos, salteados o fritos, también es muy útil para preparar pasteles salados o dulces, postres de todo tipo y deliciosas salsas que pueden complacer a todos los paladares.

Síguenos en Google Noticias