Humedad por condensación en casa: consejos útiles para eliminarla y prevenirla

La condensación en casa es uno de los fenómenos naturales más molestos. Generalmente aparece en invierno cuando el aire caliente entra en contacto con las superficies frías, aumentando su humedad. El resultado es la formación de manchas, moho y en los casos más serios, putrefacción. La condensación tiene serias consecuencias, por lo que es bueno tener en cuenta algunos consejos para eliminarlo y prevenirlo.

¿Qué es la condensación?

La condensación es un proceso físico generado por la saturación de vapor de agua cuando se supera cierta temperatura. Cuando la temperatura baja, el aire expulsa ese vapor y se convierte en condensación al entrar en contacto con superficies que se encuentren más frías.

Los casos más típicos ocurren durante el invierno cuando llueve o nieva y la humedad atmosférica es muy alta, creando la condensación en los cristales de las ventanas gracias a la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior.

Sin embargo, puede ocurrir en otro tipo de situaciones: mientras hacemos tareas domésticas, al cocinar, ducharse, aislamiento inadecuado de las paredes, pinturas no transpirables, poco intercambio de aire, infiltraciones y algunas más.

¿Cuáles son las consecuencias de la condensación en casa?

Hay dos tipos de consecuencias:

  1. Daños visibles.
  2. Vidrio nebulizado.
  3. Puntos húmedos en las paredes.
  4. Moho y putrefacción en cavidades.
  5. Malos olores.

La exposición al moho y/o a la humedad en el hogar se encuentra asociado con la aparición de síntomas respiratorios, asma y daños respiratorios complicados.

Condensación en casa: consejos y soluciones útiles.

Permitir la entrada de aire a las habitaciones regularmente.

Basta con abrir las ventanas de la habitación durante la mañana o 4 veces al día durante 5 minutos, se trata de conseguir la entrada y salida regular de aire.

No cuelgues ropa húmeda dentro de la casa.

Es común hacerlo durante el invierno, pero es un mal hábito que tiene consecuencias. Las prendas húmedas son un gran generador de humedad natural dentro de la casa.

Tener demasiadas plantas dentro de la casa.

Las plantas son un claro generador de humedad natural. Te recomendamos tener pocas dentro de la casa y evitar que el agua se estanque dentro de las macetas.

Usa un extractor de aire en el baño.

Cuando te duches, cierra la puerta y enciende el extractor de aire. Si tu baño no cuenta con un extractor, basta con abrir una ventana y colocar un ventilador que ayude a extraer el aire interno.

Deshumidificadores.

Usar deshumidificadores en las habitaciones más propensas a tener condensación ayuda a regular el problema, puedes hacerlos funcionar durante los períodos con mayor probabilidad de afectación, como el invierno.

No exageres con el uso de la calefacción.

En invierno es mejor mantener la temperatura alrededor de los 19 grados. Ten en cuenta que además de un claro ahorro económico, las paredes de la casa podrán mantenerse en su punto correcto y sin riesgo de formación de moho.