5 consejos para identificar si la miel es artificial o natural

Actualmente los supermercados están inundados de miel falsa, por eso aquí te dejamos 5 consejos para identificar si la miel es artificial o natural.

En el supermercado, casi todas las mieles tienen la misma consistencia y color, ¿pero todas son puras? Por supuesto que no, la «miel» no debería ser más que la sustancia extraída de los panales de la abeja. Por eso es importante saber detectar la falsa miel.

¿Cuál es la diferencia entre miel verdadera y falsa?

La miel es un producto indispensable para toda familia. Sus beneficios para la salud son invaluables sin olvidar su delicioso sabor que puede iluminar sus papilas gustativas y su plato.

La miel pura se ha utilizado como un remedio popular a lo largo de la historia y tiene muchos beneficios para la salud. También se usa en algunos hospitales para tratar heridas, pero es importante saber que muchos de sus beneficios son específicos para la miel pura y no para la miel artificial.

Debe saber que la miel artificial está alterada por diferentes compuestos químicos e industriales, puede contener jarabe de azúcar, azúcar invertido, almidón, harina, glucosa, jarabe de maíz, melaza, dextrosa o cualquier producto similar, con la excepción del néctar de las flores cosechadas, procesadas y almacenado por las abejas.

A primera vista, la miel artificial y la miel real pueden parecer iguales, por lo que el riesgo de comprar una falsa es muy alto. ¡Aquí hay varias pruebas que se pueden utilizar para distinguir entre los dos! Sería mejor probar varias de estas pruebas para obtener mejores resultados.

  1. La prueba del fuego

Este truco se ha utilizado durante décadas. Enciende una bola de algodón con el fuego y sumérgela en miel. La miel arderá si es verdadera y pura.

  1. La prueba del horno de microondas.

Ponga suficiente miel en un recipiente que pueda introducirse en el microondas y luego póngalo durante 40 segundos. La muestra se caramelizará si es real pero si la miel es falsa se volverá espumosa.

  1. La prueba de conservación.

La miel pura está llena de enzimas, incluida la glucosa oxidasa, que elimina el agua de la miel. Por esta razón, la miel se cristaliza y se vuelve más espesa una vez almacenada. Además, la versión falsa seguirá siendo la misma independientemente del período de almacenamiento.

  1. La prueba de disolución en agua.

Toma un vaso de agua y agrega la miel. Observa cómo la miel desciende al vaso y se disuelve. La miel pura no se disuelve fácilmente en el agua y requiere un poco de esfuerzo para que sus partículas grumosas desaparezcan por completo. Mientras que la miel falsa, en vista de su alto contenido químico, se disuelve fácilmente en el vaso de agua.

  1. La prueba de la hoja de papel.

En un pedazo de papel, agregue un poco de miel y vea si humedece el papel o no. La miel pura permanece en la misma forma y el papel no se humedece a diferencia del artificial.

Entonces, ¿qué piensas de estas pruebas? Pruébalos a partir de hoy para que también puedas detectar la miel pura.