Salud

La importancia de mantenerse hidratado en invierno

Muchas veces asociamos la necesidad de hidratarnos con el verano y las altas temperaturas. Sin embargo, ¿sabías que es igual de vital mantener una hidratación adecuada durante los gélidos días de invierno? A medida que el clima se vuelve más frío, tendemos a buscar cualquier cosa que pueda calentarnos, tanto por dentro como por fuera. Pero en realidad, beber agua es tan importante en invierno como en verano.

El cuerpo y el aire frío

En el calor del verano, beber agua se vuelve una necesidad para proteger nuestra salud. Sin embargo, en invierno es fácil olvidarse de mantenerse hidratado. Pero deberíamos prestar atención, ya que la deshidratación puede ser un problema grave en el aire frío y seco del invierno, al igual que en el verano.

El clima frío puede tener diferentes efectos en el cuerpo. Por un lado, hace que algunas personas orinen con más frecuencia, lo que significa que también pierden líquidos más rápidamente. Además, en climas muy fríos, los vasos sanguíneos se contraen para mantener una temperatura central, reduciendo el flujo sanguíneo y aumentando la presión arterial. Esto puede llevar a una mayor necesidad de ir al baño y a una mayor pérdida de líquidos.

Además, al respirar aire frío y seco, el cuerpo también pierde más líquido, lo que aumenta el riesgo de deshidratación invernal. Por lo tanto, es importante tener en cuenta estos factores y tomar medidas para mantener un buen equilibrio de líquidos durante el invierno.

El agua y su importancia en nuestro día a día

El agua es un componente esencial para nuestro organismo, constituyendo casi el 60% de nuestro peso corporal. El cuerpo depende del agua para sobrevivir y regular sus funciones esenciales, como la temperatura corporal, el transporte de nutrientes, la eliminación de desechos y la hidratación de tejidos y órganos. La falta de agua puede aumentar el riesgo de desarrollar cálculos renales, infecciones del tracto urinario, estreñimiento e incluso deshidratación.

Es crucial entender que cada vez que respiramos, transpiramos, orinamos y defecamos, perdemos agua. Por lo tanto, es imperativo reponer el suministro de agua de nuestro cuerpo a través del consumo de alimentos y bebidas que contengan cantidades adecuadas de agua.

Razones para beber agua en invierno

Regulación de la temperatura corporal: cuando la temperatura exterior baja, nuestro cuerpo comienza a regular su calor interno. Para mantenernos calientes, nuestro cuerpo utiliza energía adicional, y beber suficiente agua es fundamental para producir esta energía adicional y prevenir la deshidratación.

Efectos de los aires acondicionados y calefacciones: durante el invierno, pasamos la mayor parte del día en espacios con calefacción. Estos dispositivos secan el aire y nos hacen sudar, incluso sin que nos demos cuenta. Beber agua ayuda a compensar la pérdida de líquidos causada por la calefacción y mantenernos hidratados.

Enfermedades de invierno deshidratan el cuerpo: durante el invierno, es común enfermarse, ya sea con un resfriado o una gripe. Estas enfermedades pueden provocar una mayor producción de flema y mucosidad, lo que lleva a una deshidratación parcial. Por lo tanto, es importante beber más agua de lo habitual cuando estamos enfermos.

Sensación de sed engañosa: en invierno, es común beber menos agua debido a que las bajas temperaturas pueden engañar nuestra sensación de sed. No debemos depender únicamente de la sed como indicador de hidratación, sino que debemos establecer hábitos de consumo de agua estructurados.

Mayor ingesta de alimentos en invierno: durante el invierno, es normal que comamos más para mantener nuestro calor corporal. Beber agua nos ayudará en la digestión y el metabolismo de los alimentos.

Cómo mantenerse hidratado en invierno

A continuación, presentamos algunos consejos prácticos para mantenerse hidratado durante el invierno:

Bebe agua con frecuencia: aunque no sientas sed, es importante beber agua regularmente. Lleva contigo una botella de agua reutilizable y bebe sorbos pequeños a lo largo del día.

Opta por tés e infusiones: los tés e infusiones son una excelente opción para hidratarte en invierno. Además, puedes llevarlos en tu botella de agua reutilizable Nalgene, ya que son resistentes al calor.

Hidrátate al hacer ejercicio: si practicas deportes de invierno como el esquí o el snowboard, recuerda llevar contigo una botella deportiva Nalgene para hidratarte adecuadamente.

Come frutas y verduras ricas en agua: las frutas y verduras son una fuente importante de hidratación. Asegúrate de incluir en tu dieta alimentos como naranjas, mandarinas, kiwis y granadas.

Combina caldos y sopas: los caldos y sopas son una excelente manera de hidratarte en invierno. Puedes llevarlos en tu botella Nalgene, ya que son resistentes y no retienen olores ni sabores.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo