Salud

Investigación señala la presencia de «autoanticuerpos» que agravan el Covid-19

Se trata de una investigación italoamericana que puede tener serias repercusiones en el área de los diagnósticos y la terapia inmediata.

A los resultados de esta investigación se les ha denominado «autoanticuerpos» y se dice que son uno de los mecanismos principales responsables de los casos más graves de Covid-19. Este gran descubrimiento se ha dado gracias al arduo trabajo de tres grandes institutos de investigación, el National Institute of Health (NIH) de Washington, la Universidad Rockefeller de Nueva York y la Universidad de París, pero también se sabe de la participación de Italia con la Universidad de Brescia, la Universidad de Milano-Bicocca, el IRCCS Ospedale San Raffaele y la Fondazione IRCCS Policlinico San Matteo de Pavía.

Todo comenzó en el mes de marzo del 2020, cuando todos los investigadores del mundo buscaban desesperadamente las primeras opciones eficaces para utilizar contra un enemigo que había cogido por sorpresa a toda la comunidad científica mundial. Esta situación fue la causa del origen del grupo de científicos italianos y estadounidenses cuyo único objetivo era estudiar las causas de la extrema variabilidad que presentaba el Sars-Cov2.

Después de mucho tiempo, los últimos resultados de este equipo se han resumido en dos artículos científicos publicados en la revista Science Immunology. La investigación se ha enfocado en el análisis de muestras de más de 40.000 sujetos de los siete continentes, lo que ha permitido identificar un grupo particular de anticuerpos, definidos como «autoanticuerpos», los cuales han demostrado ser claves en los casos más graves del Covid-19. Estos autoanticuerpos neutralizan los interferones de tipo I, ubicados específicamente entre las moléculas más importantes del funcionamiento del sistema inmunitario, incluida la inducida por un contagio de SARS-CoV-2.

En la población general, la prevalencia de estos autoanticuerpos anti-interferón tipo I en la sangre se duplica después de los 65 años, y en alrededor del 20% de todos los casos mortales de Covid-19 que están relacionados con la presencia de estos autoanticuerpos neutralizantes.

Este tipo de descubrimientos puede marcar un antes y un después en materia de diagnósticos y las alternativas de terapia inmediata, ya que la detección temprana de este tipo de autoanticuerpos en personas mayores y en individuos que ya presentan mutaciones que alteran el funcionamiento normal del sistema inmunitario podría permitir una identificación mucho más oportuna para los pacientes de mayor riesgo y abrir la puerta a nuevos enfoques terapéuticos basados en el uso de anticuerpos monoclonales que solucionen el problema con rapidez.

Según los resultados, en caso de un contagio, las personas que tienen autoanticuerpos anti-interferón tipo I son los que deben ser ingresados cuanto antes a cuidados especiales para asegurar el manejo temprano del equipo médico enfocado a atender a los pacientes de Covid-19, además de que deben ser las personas con estos autoanticuerpos las que deben tener la mayor prioridad para la vacunación.

Por último, otra repercusión importante sería en la donación de sangre y plasma de los individuos curados de Covid-19, ya que todos los componentes sanguíneos en los que se detecten autoanticuerpos deberían ser excluidos de la donación para evitar la transmisión a personas saludables.

Publicaciones relacionadas