LifeStyle

“Estaba en el cielo, Jesús me salvó”. La historia de la niña sanada de una enfermedad incurable

La historia que ha sido llevada este año al cine genera incluso conversiones… Jennifer Gardner, protagonista del filme, titulado «Miracles from Heaven», afirma que participar en la película le ha significado una vuelta a la fe después de décadas.

Christy, la escritora de este libro y originaria de Texas, quiso compartir la increíble historia de sanación de su hija Annabel. De hecho, cuando la niña tan solo tenía cuatro años, sufría una extraña enfermedad, una pseudoobstrucción intestinal crónica con trastornos de hipomotilidad antral.

Para la niña, comer era una gran tortura, debido a las graves dolencias incapacitantes, como dolor abdominal agudo, vómitos y náuseas. La niña afirma lo siguiente: “Siempre me sentí mal, me dolía el estómago. Recuerdo que cuando íbamos a un restaurante, tan solo podía comer un bocado y luego tenía que parar porque sentía un dolor insoportable”.

A la corta edad de 5 años, la obstrucción intestinal de Annabel se complicó. La menor fue sometida a una cirugía, la primera de varias dolorosas intervenciones quirúrgicas. Solo nueve días después de la operación, se produjo la oclusión y nuevamente fue necesario que la niña se sometiera a una nueva cirugía. Luego de todo esto, Annabel solo pudo alimentarse por vía intravenosa.

La madre y escritora del libro indica lo siguiente: “Después de la segunda cirugía, ella nunca se superó. Tenía que tomar 10 medicamentos diferentes al día. Permanecía en el sofá en posición fetal con la bolsa de alimentación apoyada sobre su estómago. Esta era su vida”. El terrible sufrimiento de Annabel, empeoraba día tras día y la niña creía que no lo podía soportar más. Entonces, le dijo a su madre “Mamá quiero morir e ir al cielo, quiero vivir con Jesús para no sentir más dolor”. Esas palabras quebrantaron el corazón de Christy su madre, quien le afirmó a la CBN: “Empecé a llorar y a gritar ‘por favor Dios, no escuches su oración, por favor no me la quites’”.

Las cosas continuaron así hasta el 2011, pero el 30 de diciembre todo cambió. En su intento de trepar por un tronco ella llegó hasta la cima, pero perdió el equilibrio y cayó en picada unos 10 metros. La familia llamó de inmediato a los rescatistas, pero pasaron 5 largas horas antes de que la rescataran. Inmediatamente después de que la liberaron, Annabel fue llevada al hospital. Sin embargo, una vez hospitalizada, la niña ya no presentaba ningún síntoma de la enfermedad. Además, su barriga ya no se encontraba hinchada como lo había estado durante años.

Al abrazar a su madre, Annabel le contó la experiencia que habría vivido mientras estaba atrapada esperando que la rescataran. “Mamá, estaba en el cielo, fue brillante y muy pacífico. Vi a Jesús, ya no sentía dolor y le pregunté que si podía quedarme allí con él. Él respondió: No, Annabel, tengo muchos planes para ti en la tierra que no puedes completar si te quedas aquí, pero cuando los rescatistas te liberen, estarás curada”.

Asimismo, la pequeña dijo que supo que era el cielo porque vio a su abuela, quien falleció hace algún tiempo. Hoy Annabel tiene 17 años y es una joven perfectamente sana.

Publicaciones relacionadas