Insólito

Joven encuentra unas bolas «doradas» en el mar y luego de romperlas se lleva una gran sorpresa

Aaron es un joven estudiante de 23 años del Reino Unido, que probablemente tenga una de las aficiones más sorprendentes del mundo: buscar fósiles que el mar deposita ocasionalmente en la costa. Esta actividad le apasiona desde la infancia, cuando paseaba con su padre por la costa. Y siempre le pareció normal, ya que su padre también solía «cazar» fósiles mientras pescaba.

Así fue como Aaron se matriculó en la facultad de medicina, pero su loca pasión no cambió con el pasar de los años. Por eso, cuando tiene algo de tiempo libre, visita diferentes playas intentando encontrarse con algo interesante.

La pieza más preciada de su descubrimiento: un molusco cefalópodo.

De todo lo que ha encontrado, Aaron asegura que lo más valioso ha sido este molusco cefalópodo en el condado de Yorkshire, tratándose de una bola «dorada» que se estima tiene unos 185 millones de años, siendo un hallazgo que extrañamente se encuentra en la costa.

Según la explicación de Aaron, estas piedras brillan tanto debido a la cantidad de pirita que contienen: “El nódulo calcáreo (roca) está cubierto de pirita de hierro, lo que significa que es posible limpiarlo para que vuelva a ser completamente dorado y brillante”.

En la piedra, Aaron encontró una especie de molusco cefalópodo extinto, un “Cleviceras” que pertenece a la familia “Hildoceritidae”, para ser más exactos. Debido a su increíble brillo natural, la pirita suele llamarse «oro de los tontos», y estas esferas, en particular, son comúnmente conocidas como «balas de cañón» debido a sus grandes similitudes.

Ante este descubrimiento podemos entender la emoción de Aarón en ese momento, y nos damos cuenta de que se trata de un pasatiempo en el que se pueden encontrar cosas interesantes. Además, imaginemos la emoción que debe experimentar el encontrar algo que tiene cientos de millones de años. Sin duda alguna es un día que jamás se olvidaría.