Cocina, recetas y alimentos

Agua aromatizada para cuidar tu línea en verano

En teoría, el azúcar y los edulcorantes están permitidos para las aguas aromatizadas, motivo por el que se aceptan a estas bebidas en la misma categoría que los refrescos, pero en la práctica, esto no es así.

En este producto se integran aromas naturales o sintéticos. Estas sustancias, para ser de origen natural, deben cumplir un proceso de extracción que generalmente se hace por vapor, fermentación o cocción. En las etiquetas donde se puede ver su composición, las sustancias designadas de aguas que no se recomiendan aparecen simplemente como «aromas» que se extraen químicamente. Pero cuando entre los ingredientes se puede leer «aromas naturales» , el proceso de preparación del producto es completamente de origen natural. El motivo por el que los productores suelen optar por la síntesis química es por su pureza, calidad y coste, además de que el sabor es idéntico porque la estructura química es idéntica».

Al no contener azúcar, las aguas aromatizadas no aportan calorías algunas y se trata más de aguas minerales a las que se han añadido extractos de plantas como menta, limón y naranja. Con la gran cantidad de sabores disponibles, estas bebidas alternativas son capaces de satisfacer a todas las papilas gustativas por muy exigentes que estas quieran ser. Además de sus fuertes y diferenciales sabores, estas aguas son ricas en vitaminas, pero ningún estudio científico ha podido demostrar que su consumo represente una mejora en el funcionamiento del organismo o una diferencia en el nivel nutricional general del cuerpo.

En el caso de algunas aguas aromatizadas, muchos expertos recomiendan consumirlas con moderación. De hecho, la mayoría de ellas son aguas realmente minerales con un alto nivel de sales minerales, las cuales, si son ingeridas en exceso, no siempre son beneficiosas para la salud. Pero en los casos de aguas sin azúcares añadidos ni zumos de frutas, puedes consumir de estas sin riesgo alguno.

Por último, te recomendamos prestar especial atención a las etiquetas y procurar que estas indiquen un contenido de azúcar inferior al 6% (10 cucharadas de azúcar por litro), además de la indicación «sabor natural» con una precisión en la fruta o planta integrada para que se pueda garantizar la calidad del producto y, por último, siempre es bueno comprobar la presencia de aditivos en las aguas aromatizadas antes de comprarlas. Cuantos más aditivos haya, peor será la calidad del agua para la salud.

Receta de agua aromatizada para el verano.

2 litros de agua

Lavar, pelar y cortar un pepino

Lavar y cortar en dos unas 15 fresas y un limón entero (quitando sus extremidades)

Mezclar todo en una jarra y dejar reposar en la nevera toda la noche previa a su ingesta