¿La candida auris sería la nueva pandemia?

En los últimos días, el prestigioso periódico «The New York Times» ha contribuido a la notoriedad de la Candida auris con una serie de estudios profundos sobre su peligro. Descrito por primera vez en 2009, este hongo ha sido incluido por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos entre las principales amenazas para la salud mundial. Es una preocupación legítima, pero no hay que olvidar que el hongo en cuestión puede ser letal en personas inmunodeprimidas.

El nuevo virus al que se hace referencia es en realidad el Candida auris, un hongo muy contagioso e igualmente letal para los humanos, que los científicos estadounidenses definen como el «patógeno perfecto» para una nueva pandemia. De hecho, se está hablando de ello en profundidad, pero tratemos de entender mejor de qué se trata, sin tonos exagerados innecesarios.

Los centros sanitarios de varios países han informado de que un tipo de levadura llamada Candida auris ha causado enfermedades graves en pacientes hospitalizados. En algunos pacientes, esta levadura puede entrar en el torrente sanguíneo y extenderse por todo el cuerpo, causando graves infecciones invasivas.

Los pacientes que han estado hospitalizados en un centro de salud durante mucho tiempo, que tienen un catéter venoso central u otros tubos que entran en su cuerpo, o que han recibido previamente antibióticos o medicamentos antifúngicos, parecen tener un mayor riesgo de infección por esta levadura.

¿Cómo se transmite la Candida auris?

Puede propagarse en los centros de salud a través del contacto con superficies o equipos ambientales contaminados o de persona a persona. Es necesario seguir trabajando para entender mejor cómo se propaga.

Científicos de todo el mundo han advertido que, a la luz de la pandemia de Coronavirus, es hora de que los centros de salud y los especialistas empiecen a desarrollar e invertir más en la prevención y el tratamiento de patógenos infecciosos.

¿Dónde se extiende: cuáles son los riesgos?

El Centro de Control de Enfermedades (CDC) ha llevado a cabo la secuenciación del genoma completo de especímenes de Candida auris procedentes de países de Asia oriental, Asia meridional, África meridional y Sudamérica. La secuenciación del genoma completo produce huellas detalladas del ADN de los organismos. Y descubrió que las cepas aisladas dentro de cada región son bastante similares entre sí, pero son relativamente diferentes entre regiones. Estas diferencias sugieren que la Candida auris surgió de forma independiente en múltiples regiones aproximadamente al mismo tiempo.

Es muy peligrosa en personas con problemas de salud graves

Debido a la imprecisión de los síntomas -como fiebre, fatiga y dolores musculares- y a la dificultad para detectar la presencia de Candida auris mediante pruebas de diagnóstico, es difícil estimar cuántas personas han contraído una infección por Candida auris. Hasta la fecha, sólo hay unos cientos de diagnósticos confirmados en Estados Unidos. Precisamente por su naturaleza oportunista, la Candida auris ha sido mortal en personas con un cuadro clínico muy comprometido. El golpe final a una situación que no era buena para empezar.

También puedes leer: Niños con Covid en casa: cuidados y precauciones a seguir en la familia