La conmovedora historia de un perro que espera hace 10 años a su dueño frente a un hospital

A lo largo de la historia, los perros han demostrado que son seres profundamente leales. Estos bellos animales nunca van a abandonar a las personas que aman e incluso muchas veces no aceptan cuando ya se han ido.

La historia sucedió en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, en Brasil, en donde un perro de nombre Negao (que significa negro), ha esperado durante 10 años al frente de un hospital a su dueño, a quien vio entrar por última vez.

Negao no se ha movido de allí por ninguna circunstancia y está totalmente convencido de que su amigo humano regresará a su lado.

Su dueño ingresó a las instalaciones del hospital para que le dieran un tratamiento y hasta ahora el canino no ha tenido la intención de moverse de ese lugar, ya que está convencido de que tarde o temprano podrá volver a ver a la persona que ama.

Lamentablemente, este bello animal no sabe que no volverá a ver a su dueño, ya que el hombre murió en el momento de la hospitalización. Pero a él esto parece no importarle, porque nunca se moverá de ese lugar, le será fiel hasta el final, incluso hasta sus últimos días.

“Su dueño llegó aquí hace unos 10 años, pero falleció. Desde entonces el perro se ha quedado en este lugar con nosotros”, indicó María Dilma Rosa, trabajadora social del hospital de Belo Horizonte, Brasil.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

El empleado del hospital Nuestra Señora de Lourdes, Michele Cardoso, informó a un medio local que el animal pasaba la mayor parte del día en la cafetería, donde recibía comida de las personas que se encontraban ahí. “Una persona que visitó el hospital obsequió una casa para el perro y la ubicamos al lado de la sala de pediatría”, indicó el empleado.

Todos los empleados del hospital y los vecinos del barrio tomaron la situación del perro muy en serio y por ello lo cuidan. Inclusive los pacientes que llegan al hospital, especialmente aquellos que llegan al lugar frecuentemente por enfermedades crónicas o terapias prolongadas, dedican un poco de su tiempo a saludarlo.

Jéssica Pádua, enfermera del lugar, contó que le ayudaron con medicamentos, pues Negao tiene un problema en el hígado que lo hace tener una gran barriga. “Hicimos un anuncio en las redes sociales, enviamos mensajes a través de ellas, pero nadie llegó. Las personas quieren adoptar es cachorros, y él ya es mayor”, indicó Pádua.

El pasado mes de septiembre, una activista de animales se llevó del hospital al animal, señalando que el perro necesitaba un tratamiento especializado. La activista llevó a Negao a una clínica veterinaria, en donde permanece actualmente internado.

En relación con esta situación, el personal del hospital indicó que intentará negociar de manera amistosa para pedir la devolución del animal.