Deficiencia de vitamina C: signos y tratamientos.

La vitamina C es un nutriente fundamental para nuestra salud. Es por eso que la deficiencia de esta vitamina puede causar muchos problemas de salud que afectan el sistema inmunológico, la salud de la piel y los niveles de energía. A largo plazo, esto podría incluso tener consecuencias más serias, como enfermedades crónicas y muchos otros trastornos de la salud. Afortunadamente, no es difícil prevenirlo simplemente consumiendo una variedad de alimentos a base de vitamina C y adoptando una dieta saludable y equilibrada.

¿Por qué necesitas vitamina C?

La vitamina C es una importante vitamina soluble en agua que actúa como un poderoso antioxidante. Protege las células contra los radicales libres dañinos. También desempeña un papel crítico en muchos otros aspectos de la salud, como la cicatrización de heridas, la formación de huesos, la síntesis de colágeno y el desarrollo de tejido conectivo en el cuerpo.

Algunos estudios muestran que esta vitamina clave también participa en la prevención de enfermedades y mejora la función inmunológica. Un estudio encontró que el consumo suficiente de vitamina C podría aliviar los síntomas y acortar la duración de las infecciones respiratorias, como los resfriados.

¿Qué pasa si la vitamina C en el cuerpo es baja? La deficiencia asociada con esta vitamina a menudo conduce al escorbuto, que se caracteriza por síntomas como sangrado de las encías, dientes flojos y erupciones.

Los signos de alerta de deficiencia.

Además del escorbuto, otros síntomas de la deficiencia de vitamina C son:

  • El cansancio
  • La dificultad de curar heridas.
  • Dolor crónico
  • Hinchazón
  • Huesos debilitados
  • Función inmune deficiente
  • Aumento de peso
  • Piel áspera
  • disnea
  • La depresión
  • anemia
  • Hematomas
  • Piel seca
  • Manchas rojas en la piel.
  • Uñas en forma de cuchara

Las causas de la deficiencia de vitamina C

El bajo contenido de vitamina C es poco frecuente, especialmente en los países desarrollados. Sin embargo, esta deficiencia puede deberse a la desnutrición o una mala alimentación baja en frutas y verduras frescas. Las condiciones como la anorexia o una dieta demasiado restrictiva pueden dar lugar a una deficiencia.

Otras causas potenciales de esta deficiencia incluyen la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Fumar también desarrolla el riesgo de deficiencia. Esta es la razón por la cual los fumadores necesitan más vitamina C por día para satisfacer sus necesidades.

Los grandes riesgos de una deficiencia a largo plazo.

Con un tratamiento adecuado, varios síntomas de deficiencia de vitamina C se pueden resolver en unas pocas semanas. La pérdida de cabello debido a esta deficiencia, la cicatrización de la herida alterada o la piel seca son, por ejemplo, problemas que generalmente desaparecen poco después del diagnóstico y el inicio del tratamiento.

Si no se trata, esto podría llevar a efectos más graves para la salud. Los estudios indican que la deficiencia de vitamina C puede causar enfermedades cardíacas, estrés oxidativo y un índice de masa corporal más alto. Pero se necesita más investigación para determinar si estos trastornos son en realidad debidos a una deficiencia o si otros factores pueden estar involucrados.

Una dieta saludable y equilibrada ayuda a evitar el riesgo de enfermedades relacionadas con esta falta de vitamina C en la mayoría de las personas. También reduce los síntomas como cambios en la piel, sangrado de las encías y moretones leves después de unas pocas semanas.

¿Cómo prevenir esta deficiencia?

La solución más simple y efectiva para la deficiencia de vitamina C es simplemente cambiar su dieta. La incorporación de una variedad de alimentos saludables y ricos en nutrientes en su dieta lo ayuda a obtener suficiente cantidad de esta vitamina esencial. Este cambio de dieta le permite evitar la deficiencia, el aumento de peso, la deficiencia inmunológica, la anemia y otros síntomas.

Las frutas y verduras son una buena fuente de vitamina C y pueden satisfacer sus necesidades diarias con solo unas pocas raciones. Algunos de los mejores alimentos que contienen vitamina C incluyen:

  • Grosella negra
  • El pimiento rojo
  • El kiwi
  • Guayaba
  • Pimiento verde
  • naranja
  • Las fresas
  • La papaya
  • Brócoli
  • col rizada

En algunos casos, se puede recomendar un suplemento para resolver el problema de deficiencia. Se recomienda a los hombres y mujeres adultos que tomen al menos 90 mg y 75 mg de vitamina C al día. Sin embargo, estas necesidades aumentan tanto en las fumadoras como en las mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Precauciones a tener en cuenta

Como vitamina soluble en agua, una cantidad extra de vitamina C no se almacena en el cuerpo, sino que se excreta a través de la orina. Como resultado, es muy probable que el consumo de grandes cantidades de alimentos ricos en vitamina C no tenga un efecto secundario.

Aunque los suplementos de vitamina C son generalmente seguros para la mayoría de las personas, pueden causar síntomas negativos si se toman en abundancia. Las náuseas, la diarrea y el malestar estomacal son algunos de los efectos secundarios comunes asociados con los suplementos. El uso de estos suplementos también puede estar relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cálculos renales, especialmente en los hombres.

Si sospecha que una deficiencia de vitamina C, hable con su médico. No solo puede ayudarlo a desarrollar un plan de tratamiento que se adapte a su situación, sino que también puede indicar si existen otras condiciones subyacentes que desempeñan un papel crucial en la mejora de su salud.