¿La deficiencia de vitamina D puede afectar a nuestro peso?

Foto Adobe Stock

Hemos hablado muchas veces de la importancia de la vitamina D para nuestra salud. Una deficiencia de la misma puede causar importantes problemas a nuestro organismo. Por ello, es un nutriente que debemos tener en cuenta y que no debe faltar en nuestra dieta.

Las vitaminas son nutrientes que nuestro cuerpo no puede producir, por lo que deben incorporarse a la dieta. Sin embargo, tanto la vitamina D como la A pueden producirse mediante diversos procesos metabólicos. El cuerpo humano produce vitamina D en respuesta a la exposición al sol, pero su cantidad también puede estimularse aumentando los alimentos ricos en ella o añadiendo suplementos específicos.

¿Está la vitamina D relacionada con el sobrepeso?

Es posible que no haya oído hablar de la posible relación, según las conclusiones de algunos estudios, entre la carencia de vitamina D y el sobrepeso. En un estudio realizado en la Universidad del Centro Médico de Leiden, en los Países Bajos, los expertos examinaron los datos de miles de hombres y mujeres de entre 45 y 65 años y, sobre todo, analizaron la grasa total. En concreto, la grasa subcutánea abdominal, la grasa visceral (tejido graso alrededor de los órganos) y la grasa hepática. Todo ello teniendo en cuenta, obviamente, variables como el alcohol ingerido, el tabaquismo, la etnia, las enfermedades crónicas y la actividad física.

Según los resultados, las mujeres con más grasa abdominal tenían un bajo contenido de esta vitamina. Y en los hombres, de forma similar, esta deficiencia se relacionó con un mayor contenido de grasa abdominal y hepática.

Por lo tanto, esta investigación mostró una correlación entre los niveles adecuados de vitamina D y la grasa abdominal.

¿Por qué existe esta relación?

Según la Dra. Meritxell Martí Meritxell, es posible que esta relación se deba a la característica de esta vitamina de ser capaz de reducir la formación de células grasas en el organismo, así como de reducir la acumulación de estos adipocitos.

«La vitamina D ayuda a mejorar los niveles de serotonina, lo que contribuye a mejorar el estado de ánimo y, sobre todo, el sueño. Al mejorar su estado de ánimo, puede controlar la ansiedad por la comida y aumentar la sensación de saciedad. Esto hace que disminuya el sobrepeso y la ingesta de calorías», explica el experto.

Por otro lado, los niveles adecuados de esta vitamina se asocian a niveles más altos de testosterona, lo que puede ayudar a perder peso y a disminuir la cantidad de grasa corporal almacenada. Los niveles altos de testosterona ayudan a aumentar el tono metabólico, con lo que se consumen más calorías y se disminuye la formación de nuevas células grasas en el cuerpo.

Fuentes naturales de esta vitamina

Hay que tener en cuenta que podemos aumentar los niveles de esta vitamina incluyendo ciertos alimentos en la dieta , como los siguientes:

  • Pescado graso, como el salmón, las sardinas o el atún
  • Carne roja
  • Hígado
  • Yema de huevo
  • Queso
  • Alimentos enriquecidos en vitamina D como ciertos tipos de leche o cereales.

También puedes leer: Esto lo que debes comer por la mañana para tener más energía y buen humor