Descripción general de la hipersomnia, esta rara enfermedad aún se desconoce

La hipersomnia o el síndrome de Kleine-Levin (KLS) es una de las enfermedades raras aún desconocidas. Es una enfermedad neurológica que afecta principalmente a adolescentes masculinos de 15 a 20 años. La característica principal de este trastorno es la necesidad excesiva de dormir. Las personas con hipersomnia duermen demasiado, pero nunca se sienten descansadas. ¿Qué es exactamente esta enfermedad? ¿Cuáles son sus causas y síntomas? ¿Cómo prevenirlo? Todas las respuestas a estas preguntas se dan a continuación.

Hipersomnia, ¿qué es?

Es una enfermedad neurológica que hace que la persona duerma excesivamente. Puede manifestarse de varias maneras y puede tener diferentes causas. Los impactos y consecuencias de esta enfermedad pueden invalidar a la persona enferma en su vida diaria. De hecho, la somnolencia, la pérdida de atención y la concentración y la irritabilidad generan malestar.

El síndrome de Kleine-Levin es muy raro y afecta solo a una de cada 500,000 personas. Su duración es de aproximadamente 10 años, pero puede durar más en los hombres.

¿Los diferentes tipos de hipersomnia?

La hipersomnia puede ocurrir en tres tipos: hipersomnia primaria, hipersomnia secundaria e hipersomnia recurrente.

  • Hipersomnia primaria: también llamada hipersomnia idiopática, esta forma de la enfermedad se caracteriza por el hecho de que su origen es desconocido. Se manifiesta en la necesidad de dormir durante el día. Esta somnolencia nunca desaparece, incluso si el paciente duerme lo suficiente por la noche y realiza siestas durante el día.
  • Hipersomnia secundaria: esta es la forma más común de esta enfermedad. Se distingue del primero por el hecho de que sus causas son reconocibles. Puede ser estrés, medicación, trastornos psiquiátricos o apnea del sueño. En el peor de los casos, el cáncer puede causar hipersomnia secundaria. La narcolepsia se clasifica en esta categoría.
  • Hipersomnia recurrente: esta forma difiere de las dos primeras en que no es constante. El síndrome de Klein-Lévy se clasifica generalmente en esta categoría. Este es también el caso de la hipersomnolencia menstrual o la causada por el embarazo.

¿Cuáles son las causas de la hipersomnia?

Entre las causas que causan hipersomnia, especialmente secundarias y recurrentes porque se desconocen las causas de la hipersomnia primaria, usted tiene:

  • Falta de sueño
  • Interrupción del ciclo del sueño;
  • Apnea del sueño;
  • Exceso de estrés
  • El ambiente no es propicio para dormir (ruido exterior, pantalla en la habitación, pareja que ronca, …);
  • Agotamiento físico;
  • Enfermedades psiquiátricas (bipolaridad o depresión);
  • Detener el uso de estimulantes.
  • Tomar sedantes;
  • Enfermedades endocrinas;
  • Trastornos neurológicos;
  • Enfermedades inflamatorias, vasculares o genéticas;
  • Varios tipos de infecciones (virus de Epstein-Barr, por ejemplo);

¿Cómo se manifiesta?

La hipersomnia, cualquiera que sea su origen, generalmente se manifiesta de la misma manera. Los principales síntomas de la hipersomnia son:

  • Un sueño prolongado: la hipersomnia se caracteriza sobre todo por un aumento en la duración del sueño. Los pacientes con esta afección pueden dormir hasta 15 horas sin beneficiarse de los beneficios de un sueño reparador.
  • Somnolencia diurna excesiva: durante el día, esta patología se manifiesta por la somnolencia. Este estado afecta la vida cotidiana de la persona enferma. Ya sea a nivel personal o profesional.
  • Una sensación de fatiga y agotamiento: luego viene el agotamiento y el paciente siente una necesidad urgente de descansar y dormir. Dependiendo del tipo de hipersomnia, esta fatiga puede ser temporal o no.
  • Dificultad para despertarse por la mañana: incluso si el paciente ha dormido durante más de 10 horas, despertarse siempre es difícil.
  • Trastornos cognitivos: durante los ataques de hipersomnia, los pacientes están en total confusión. Tienen dificultades para entender y responder a las demandas externas. A veces sus memorias se mezclan y su percepción del mundo se ve afectada. En algunos casos, pueden aparecer retraso psicomotor y amnesia.

También puede ocurrir que las personas con hipersomnia tengan megafagia (una necesidad importante de comer) y ansiedad.

Prevenir la hipersomnia, hábitos que debes tener

Las medidas para prevenir la hipersomnia se aplican principalmente a la forma secundaria de la enfermedad. De hecho, esto se puede prevenir mejorando la calidad del sueño. Para hacer esto, aquí hay algunos consejos que serán de gran ayuda para usted:

  • No espere para ir a la cama cuando se sienta cansado;
  • Evite a toda costa dormir, sepa que un adulto debe dormir entre 7 y 8 horas durante la noche;
  • Adopte un hábito de sueño que le permita tener horarios regulares para despertarse y dormir.
  • No dude en tomar una siesta durante el día cuando el tiempo de sueño haya sido más corto de lo normal;
  • En lo que respecta a la comida, no debe tomar cenas abundantes, ya que esto puede interrumpir su sueño y deteriorar su calidad;
  • Al final del día, debe limitar o incluso detener el consumo de sustancias excitantes como el café o el té;
  • Si todavía tiene tiempo para matar la noche, optar por actividades relajantes como la lectura;
  • Finalmente, para un sueño de calidad, debe asegurarse de dormir en las condiciones adecuadas. Estos resultados incluyen la ausencia de ruido y pantallas en la habitación y una temperatura de 18 ° C o 19 ° C en la habitación.