La dieta y los alimentos ultracongelados: por qué pueden hacerte engordar

Cambiar los hábitos en la mesa, preferir una dieta sana y equilibrada, ayuda a mantenerse en forma y en algunos casos también a perder peso. Sin embargo, cuando no se cuenta con un experto en nutrición que pueda asignar un plan de alimentación personalizado, a menudo se cometen grandes errores.

Por ejemplo, existe el riesgo de eliminar de su dieta alimentos que son esenciales para su bienestar e incluir alimentos que parecen inofensivos pero que esconden peligros insospechados. Entre los platos que podrían resultar enemigos de la dieta, por ejemplo, están los alimentos ultracongelados.

La alarma para la figura, en particular, se dispara cuando decides comprar y consumir platos ultracongelados ya preparados, los que sólo necesitas calentar y poner en la mesa. Se trata generalmente de primeros platos, guarniciones y sopas, que se someten a un tratamiento especial que les permite conservarse durante mucho tiempo y mantener un buen sabor a la hora de la comida.

Este tipo de productos son muy prácticos porque permiten preparar un delicioso plato en muy poco tiempo, vertiendo todo el contenido del paquete en una sola cacerola. Pero la comodidad choca con el riesgo de engordar unos kilos, inconscientemente, sin saber lo que realmente estás ingiriendo.

Hay que recordar que los aditivos y el azúcar se suelen añadir a estos productos en cantidades más elevadas de lo habitual, lo que podría frustrar todos los esfuerzos realizados para mantenerse en forma.

Este problema, subrayamos, no existe con los clásicos vegetales ultracongelados. Aunque siempre vale la pena el consejo de preferir frutas y verduras frescas y posiblemente de temporada, también se puede utilizar esta variante, preparando las verduras como se recomienda en el empaque.

Aquí están las 5 cosas que hay que saber para un uso correcto de los alimentos ultracongelados para una buena dieta

  1. Aprendamos a distinguir entre alimentos congelados y ultracongelados: los alimentos congelados pueden encontrarse a temperaturas que van desde los -7 grados hasta los -12 grados, y a medida que se descongelan, pierden parcialmente sus valores nutricionales. Los alimentos ultracongelados, por otro lado, alcanzan -18 grados centígrados muy rápidamente para no dañar la estructura biológica de los alimentos y de esta manera sus cualidades nutricionales permanecen inalteradas.
  2. Sólo se puede volver a congelar un producto si está cocinado: empecemos diciendo que en casa no se puede ultracongelar, es un proceso industrial, en casa sólo se puede congelar. Tengan cuidado si descongelan un producto en casa, si quieren volver a ponerlo en el congelador deben cocinarlo primero.
  3. Por ley en los alimentos ultracongelados no puede haber ni colorantes ni conservantes: esto sirve para prolongar la vida del alimento, no hay aditivos añadidos como muchos afirman. Si las verduras ultracongeladas tienen un color brillante es porque se someten a un tratamiento térmico para desactivar las enzimas.
  4. Las verduras ultracongeladas y frescas contienen las mismas vitaminas y nutrientes: las verduras ultracongeladas y frescas tienen las mismas propiedades nutricionales, de hecho a veces las verduras ultracongeladas son superiores. Una verdura se recoge y se congela inmediatamente, la que se pone a la venta permanece en las estanterías durante días y puede perder sus propiedades.
  5. ¿El pescado ultracongelado y el fresco tienen los mismos nutrientes? Empecemos diciendo que el pescado es una fuente natural de vitamina A y D, yodo, selenio, omega 3 y ácidos grasos. El pescado ultracongelado se captura en los mares más limpios del mundo y para evitar el trabajo de las amas de casa, antes de ser congelado, se evisceran, se filetean, se pelan y se decapitan, y con las leyes actuales que exigen al fabricante, primero la congelación, el empaquetado estándar, la zona de pesca, la fecha límite, hacen que el pescado ultracongelado sea 100% seguro.

También puedes leer: 10 razones por las que comer tomates es bueno para tu salud