Salud

La enfermedad de Crohn, consejos para convivir con ella

La enfermedad de Crohn es una anomalía inflamatoria del tracto intestinal, tanto en la superficie como en las capas más profundas del mismo. Puede afectar desde la boca hasta el ano. Se presenta con mayor frecuencia en la zona final del tubo digestivo, llamada ilión, en el colon, recto y ano.

Se desconoce la causa de esta enfermedad producida por una reacción anormal del sistema autoinmune. Las personas que tienen familiares que la padecen tienen mayor riesgo de heredar esta patología. La franja etaria más afectada comprende las personas entre 13 y 30 años.

Es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero sí tratamiento. El tratamiento puede controlar los síntomas y aliviar las molestias ocasionadas.

Síntomas más comunes de la enfermedad de Crohn

Conoce los síntomas más comunes de esta enfermedad para acudir a una consulta médica y solicitar ayuda. Las personas que la padecen pueden sentir:

  • Cólicos y dolor de panza sobre todo en la parte baja del estómago.
  • Diarrea con sangre acompañada de mucosidad o pus.
  • Pérdida de peso y dificultad para aumentarlo.
  • Procesos febriles de temperaturas mayores a 38°c que no tiene ningún tipo de explicación viral o bacteriana.
  • Sangrado interno intestinal.
  • La duración mayor a un día de náuseas y vómitos.
  • Presencia de lesiones en la piel que tardan mucho más tiempo de lo normal en sanar o no sanan.
  • Dolor en las articulaciones.

Consejos para convivir con la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn tiene un período activo y uno pasivo. En el primero, los síntomas son visibles, así que la molestia en el paciente y su deterioro es significativo. Con la ayuda de un tratamiento farmacológico, pueden disminuirse los síntomas e incluso lograr que la enfermedad permanezca inactiva.

Si bien esta enfermedad no tiene cura, existen tratamientos con suplementos nutricionales y / o cirugías. Apunta estos consejos y compártelos con aquellos que están pasando por esta enfermedad:

1. Mantén una dieta balanceada y saludable para reponer calorías, proteínas y nutrientes por la mala absorción que genera la enfermedad.

2. Ingiere alimentos bajos en grasas saturadas y azúcar.

3. Limita el consumo de lácteos eligiendo quesos con bajo contenido de lactosa.

4. Hornea frutas y verduras evitando consumirlas crudas y así controlar el efecto inflamatorio de las fibras.

5. Evita las comidas picantes y algunos vegetales como el brócoli, el repollo, el coliflor, frutas cítricas o jugos de frutas crudas porque pueden generar flatulencias dolorosas para el intestino.

6. Suprime el consumo de cafeína, recuerda que ésta se encuentra presente en el café y en algunas bebidas energizantes.

Mantén una regular visita al médico, está atento a los síntomas y busca la guía de un profesional en nutrición para cuidarte de no padecer anemia debido a esta enfermedad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.