La grasa de la pierna: cómo deshacerse de ella

La grasa de la pierna es la más resistente. Averigüemos cómo eliminarla con dieta y ejercicio, de forma específica y regular.

Descubramos juntos, en los siguientes párrafos, cómo eliminar la grasa de las piernas, una de las acumulaciones, sin duda alguna, más difíciles de eliminar, pero no imposible, siguiendo sin embargo una correcta dieta y ejercicio, dirigido y constante.

Grasa de la pierna

La acumulación de grasa en las piernas es el resultado de una serie de diferentes factores, en primer lugar, vinculados a un estilo de vida incorrecto, que por desgracia abarca un estilo de vida excesivamente sedentario y una alimentación incorrecta. Como se mencionó en la introducción, la acumulación de grasa en las piernas es la forma de grasa más difícil de eliminar, en parte debido a una concentración mucho mayor que en otras áreas, en parte porque las consecuencias de las malas actitudes y hábitos se depositan en esta área descuidada.

En los siguientes párrafos, descubriremos juntos cuáles son los ejercicios físicos y el estilo de dieta que debe seguir para perder peso, quemar grasas y líquidos y cómo mantener, estable en el tiempo, la perfecta forma física, protegiendo la estética muscular.

Grasa de la pierna: dieta y ejercicios

Por fin ha llegado el momento de perder esa acumulación de grasa en las piernas que, en la mayoría de las mujeres, causa incomodidad y vergüenza, pero que, al mismo tiempo, parece resistirse con el tiempo.

Las consignas, para aquellos que decidan tomar un camino similar, sin duda alguna, complejo e insidioso, lleno de incógnitas e imprevistos, son: correcta alimentación y movimiento.

En la mayoría de los casos, la acumulación de grasa en las zonas más críticas del cuerpo, en primer lugar las piernas, es la consecuencia de un estilo de vida equivocado que, por lo tanto, debe ser cambiado radicalmente para empezar a notar un cambio y finalmente abrazar la nueva imagen de sí mismo reflejada en el espejo.

En el caso concreto de la nutrición, cabe destacar que no se trata de depender de dietas drásticas y excesivamente estrictas porque el organismo, para seguir funcionando correctamente, necesita alimentos diferentes, que aportan beneficios diferentes y necesarios. No nos referimos, por tanto, a una verdadera dieta, sino a unos hábitos alimenticios saludables, que implican la renuncia total a la alimentación y a las bebidas industriales, la asimilación regular, pero limitada en dosis semanales, de los carbohidratos, el aumento de las proteínas (incluyendo el consumo regular de carnes blancas y pescado), las frutas y las verduras, y la asimilación regular de las hortalizas.

En cuanto al postre, no todo el mundo es capaz de renunciar a él por completo, por lo que en estos casos, recomendamos un consumo limitado, que no debe superar las dos porciones de postre al mes.

Por último, no olvide beber siempre mucha agua durante el transcurso del día para contrarrestar la retención de agua y promover la pérdida de líquidos.

El ejercicio

Una mención especial merece el movimiento, mejor aún, el ejercicio, cuya falta, al igual que la nutrición, es la principal causa de aumento de peso y acumulación de grasa en las zonas más críticas del cuerpo. Una vez más, sin embargo, no sugerimos que se dedique a una actividad física demasiado intensa, sino a un ejercicio específico y regular, que debe realizarse al menos tres veces a la semana, durante no más de una hora al día.

La persona perezosa o poco deportista logra excelentes resultados al caminar, andar en bicicleta y nadar en la piscina, pero si desea intensificar su entrenamiento, alternativamente puede añadir a su rutina otras formas de ejercicio como el stepper, la sentadilla y el pilates.

Hay diferentes formas de hacer el mismo ejercicio y la mayoría de ellas también se pueden hacer en casa. Una de las ventajas del ejercicio es que se puede perder peso rápidamente sin perder el tono muscular y la elasticidad.

También puedes leer: Cómo eliminar la celulitis de las piernas: remedios naturales