La grasa del abdomen es mala para tu salud, incluso si eres delgado

La grasa del abdomen: Un estudio realizado en mujeres de peso normal pero con grasa abdominal pone de manifiesto los riesgos de enfermedades cardiovasculares, diabetes y tumores.

La grasa, como es bien sabido, es mala para la salud, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2 (o dietética) y ciertos tipos de cáncer. Lo que es menos conocido es que incluso las personas que son delgadas pero tienen grasa concentrada en la barriga corren riesgo, especialmente si son mujeres menopáusicas.

Para señalar con el dedo la grasa abdominal o visceral, esos kilos de más que se concentran alrededor de órganos importantes como el páncreas, el hígado y los intestinos, es un estudio publicado en la revista científica Jama Network y realizado sobre una muestra de más de 150.000 mujeres a las que se ha hecho un seguimiento durante veinte años.

Los investigadores americanos observaron la estrecha relación entre la grasa abdominal y el riesgo de enfermedades metabólicas, cardiovasculares y tumorales. Independientemente del índice de masa corporal o del IMC (la cifra que se obtiene dividiendo el peso de una persona por el cuadrado de su altura e indicando si una persona tiene un peso normal, un peso inferior al normal o un sobrepeso), es precisamente la grasa abdominal la que marca la diferencia, incluso en personas de peso normal. Si una persona también tiene un peso normal a nivel del IMC, es decir, su índice está entre 18,5 y 24,9, pero tiene redondez a nivel del vientre, los riesgos para el corazón y la salud en general son los mismos que para una persona obesa.

En el pasado, otros estudios habían subrayado la importancia de la circunferencia de la cintura en términos de salud, pero éste es el primer estudio que no se centra en las personas con sobrepeso u obesas, sino en las de peso normal. Lo que también marca la diferencia es si los músculos están presentes o no, ya que queman energía. Cuanto más baja sea la masa muscular, peor será la situación de la salud. Incluso si eres delgado.