La heparina podría ser el medicamento que neutralice el Sars-Cov-2, según estudio

La heparina sería de hecho capaz, según la investigación del Instituto Politécnico Rensselaer, de evitar que el Sars-Cov-2 penetre en las células humanas.

Un medicamento común ya aprobado y en el mercado puede neutralizar eficazmente el virus que causa el Covid-19. La heparina sería de hecho capaz, según la investigación del Instituto Politécnico Rensselaer, de evitar que el Sars-Cov-2 penetre en las células humanas. El estudio se publica en ‘Antiviral Research’ y está en la línea de investigación que – en la búsqueda de armas anti-covid – investiga nuevos usos de los medicamentos «antiguos».

El Sars-CoV-2 utiliza la proteína Spike para adherirse a las células humanas e infectarlas. Pero la heparina, un anticoagulante también disponible en variedades no anticoagulantes, se une estrechamente al Spike, bloqueando potencialmente la infección.

Esto lo convierte en una especie de cebo, el cual puede ser introducido en el cuerpo usando un spray nasal o un nebulizador y provocar una interferencia que reduce las posibilidades de infección.

Los investigadores recuerdan que estrategias similares ya han mostrado resultados prometedores en la contención de otros virus, como el de la gripe A, el Zika y el dengue. «Se podría utilizar este mecanismo en forma de una intervención temprana para reducir la infección entre las personas que han dado positivo pero que aún no sufren de síntomas. Y además podría formar parte de una estrategia antiviral más amplia», enfatiza Robert Linhardt, el principal autor del estudio y profesor de química y biología química en el Instituto Politécnico Rensselaer. «En última instancia, queremos una vacuna, pero hay muchas maneras de luchar contra un virus y, como vimos con el VIH, con la combinación adecuada de terapias podemos controlar la enfermedad hasta que llegue la vacuna».

La heparina podría neutralizar el Sars-Cov-2

En sus pruebas, los investigadores encontraron que la heparina se une a la proteína trimérica de Spike en 73 picomoles, una medida de la interacción entre las dos moléculas. «Es un vínculo excepcional y extremadamente estrecho», resume Jonathan Dordick, profesor de ingeniería química y biológica en Rensselaer. Para entenderlo, es un vínculo «cientos de miles de veces más estrecho que un antígeno de anticuerpo típico». Una vez que se une, no se desprende», asegura.

Conocido internacionalmente por su creación de heparina sintética, Linhardt dijo que al revisar los datos de la secuenciación del Sars-CoV-2, el equipo comenzó a sospechar un posible vínculo con la heparina. Además del ensayo directo, los investigadores realizaron pruebas para determinar cómo se unen tres variantes de heparina -incluida una heparina no anticoagulante de bajo peso molecular- a Sars-CoV-2 y utilizaron modelos informáticos para determinar los sitios específicos donde los compuestos se unen al virus.

Todas las conclusiones confirman que la heparina es una candidata prometedora. «No tenemos grandes antivirales, es un camino a seguir. Necesitamos estar en una posición en la que podamos entender cómo cosas como la heparina y los compuestos relacionados pueden bloquear la entrada de virus».

También puedes leer: Vitamina D y Covid-19: estos son los motivos por los que las personas mayores se enferman con mayor facilidad