Salud

Hipocondría: ¿Cómo se puede combatir el miedo a padecer alguna enfermedad?

La hipocondría es un trastorno psicológico que se caracteriza por una sensación de miedo y ansiedad por padecer alguna enfermedad, lo cual lleva a quien la padece a adoptar conductas y actitudes extremadamente cuidadosas con tal de no enfermar o no contraer algún tipo de trastorno. En general, los hipocondríacos son personas que están extremadamente atentas a los cambios en su cuerpo y a las sensaciones que se producen, por lo que se someten constantemente a pruebas diagnósticas, las cuales no consiguen satisfacer su preocupación, ansiedad y terror provocada por la probabilidad de enfermar de cualquier forma. Hoy vamos a ver métodos útiles para aprender a superarlo.

En la psicología clínica se refiere a un estado mental real de preocupación e inseguridad a padecer enfermedades. En general se habla de hipocondría cuando se produce una sobreestimación de síntomas o la imaginación de padecimientos que realmente no se están sintiendo. Aquellos que la padecen, viven en un constante estado de ansiedad y miedo, exagerando las señales que envía el cuerpo.

Actualmente se han detectado dos formas de hipocondría: la primera se refiere a aquellos que sienten los síntomas en realidad, pero los exageran, y la segunda habla de aquellos que se imaginan la totalidad de los síntomas. A menudo el cuerpo somatiza los síntomas de una enfermedad, pero esto es solo por el trabajo del cerebro. La hipocondría genera una preocupación exagerada, un verdadero estado de ansiedad y estrés que altera el bienestar psicológico de la persona afectada.

Esto hace de los hipocondriacos sean personas extremadamente atentas al lenguaje de su cuerpo, por lo que incluso llegan a somatizar síntomas descritos por otros y sentirlos como propios. El hipocondríaco pasa la mayor parte del día en la búsqueda de posibles patologías que según él podría empezar a sufrir, sin tener ninguna base de conocimientos médicos.

A menudo, la persona hipocondríaca tiende a querer tener el control de todo, es muy calculadora y meticulosa, por lo que cree que es capaz de controlar su propio cuerpo.

¿Cómo aprender a gestionar la hipocondría?

El tratamiento de la hipocondría (exceptuando los casos clínicos más severos) es netamente influenciada por factores psicológicos. En la mayoría de los casos, el tratamiento elegido de la mano con terapeutas se recomienda a aquellos que, aun padeciendo este trastorno, son plenamente conscientes de que en muchas ocasiones exageran los síntomas que el cuerpo les devuelve. Este tipo de tratamiento es ideal para aquellos que son conscientes de la exageración de la ansiedad ante el padecimiento de una enfermedad.

Sin embargo, en los casos más graves, la hipocondría debe tratarse directamente con un especialista y con el uso de medicación. Aquellos que la padecen de forma esporádica y superficial, en cambio, solo deben tener en cuenta que el cerebro es de las armas más poderosas, y que muchas veces el cuerpo nos devuelve solo los síntomas de algo que es enviado por nuestra psique al mando.