La importancia de mantener una buena postura al dormir

Cuando hablamos de tener un buen descanso, seguramente uno de los aspectos más importantes para mantener la salud psicofísica es la postura que se adopta durante el sueño. Mientras se duerme es importante mantenerse bien colocado, ya que una postura incorrecta puede ser negativo para el funcionamiento general del organismo.

Mantener una postura incorrecta durante el sueño aumenta la tensión muscular, ocasiona dificultades de circulación y es responsable del entumecimiento de las manos y pies, causando dolores de espalda y cuello, además de no sentirse descansado cuando se despierta, afectando el estado de ánimo. Dormir en una posición correcta es uno de los aspectos más relevantes para mantener bien el cuerpo y la mente.

¿Cuáles son los factores con más influencia en el sueño?

Actividades realizadas durante el día.

Durante el curso del día, la forma en la que se vive y las actividades que se realizan están entre los primeros factores que influyen en la forma en la que se duerme. Ya sea que se desempeñe algún trabajo agotador que requiera de mucha fuerza o de un trabajo que requiera mantenerse frente a una computadora durante horas, se arriesga constantemente a estresar mucho los músculos de la espalda debido a posturas equivocadas que se tienen a lo largo de la jornada.

Nutrición.

Un buen consejo es no comer mucho antes de ir a la cama, ya que se ha demostrado que dormir inmediatamente después de una comida no permite una digestión adecuada y dificulta el descanso.

Dormir después de hacer deporte o ir al gimnasio.

No se recomienda dormir inmediatamente después de hacer actividad física, incluso algunos expertos recomiendan dormir una vez pasadas 5/6 horas después de haber hecho el esfuerzo físico, ya que la temperatura de nuestro cuerpo aumenta y esto no permite conciliar un descanso adecuado.

Colchones.

Otro factor importante es el sitio en el que se va a dormir, el colchón debe ser capaz de adaptarse a la forma del cuerpo, evitando los que son demasiado blandos o rígidos al estar sobre ellos. Es importante permitir que el cuerpo encuentre posiciones naturales y que nuestra espalda se alinee correctamente durante el sueño.

Cuando hablamos de colchones, a menudo nos encontramos con términos como «ortopédico», «anatómico» y «ergonómico». Veamos las diferencias entre cada una de estas denominaciones:

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Ortopédico: construido para corregir deformidades óseas. Se refiere a un colchón muy duro.

Anatómico: modelado según la forma del cuerpo humano. Se refiere a la capacidad de los soportes para adaptarse y mantener la forma del cuerpo permitiendo una ubicación cotidiana de la columna vertebral.

Ergonómico: creado según criterios específicos que buscan garantizar eficiencia y bienestar. Es similar a los anatómicos, pero son diferentes desde el punto de vista técnico, ya que las propiedades ergonómicas de este tipo de colchón pueden medirse usando pruebas específicas.

La forma de la columna vertebral.

La columna vertebral está compuesta por un grupo de vértebras rígidas que están conectadas entre sí por los discos vertebrales. Estos discos actúan como amortiguadores que ayudan a soportar tensiones y golpes que recibe el cuerpo, además de permitir la movilidad de la columna vertebral.

Mucha gente piensa que descansar en un colchón ortopédico soluciona todos los problemas, pero no es así. Es cierto que la columna se va a mantener recta, pero al tener una forma de S, dormir sobre una estructura demasiado rígida hace que la columna mantenga una posición incómoda, permaneciendo bajo tensión durante toda la noche y dificultando el descanso.

Mantener la columna en una forma natural durante la noche es un requisito básico para poder obtener los mejores resultados durante el sueño. Por lo que, cuando se asume una postura incorrecta, la compresión de los vasos sanguíneos arteriales periféricos puede causar molestos hormigueos o calambres en las extremidades que obligan a cambiar constantemente de posición mientras se duerme. Así que dormir en una superficie demasiado rígida o blanda sería incómodo y molesto.

¿Cuál es la mejor opción?

No hay investigaciones o datos científicos que ayuden a determinar cuál es el mejor colchón para combatir el dolor de espalda. Esto se debe a que cada individuo es único y tiene necesidades que lo hacen diferente a los demás, por lo que es mejor elegir un colchón de acuerdo con sus necesidades específicas.

Los colchones de la última generación permiten la correcta colocación del cuerpo y la espalda mientras relaja los músculos. Para los casos que tienen necesidades especiales relacionadas con problemas serios de espalda, se recomienda acudir primero con un médico o fisioterapeuta para obtener las mejores indicaciones específicas para su tipo de caso.