La increíble historia de una mujer que pasó de recoger basura a convertirse en una súper modelo

La mujer de nombre Ana dos Santos Cruz, quien es conocida cariñosamente como La Cenicienta Brasileña, era en un principio recogedora de basura, pero ahora se ha convertido en una de las modelos más solicitadas por los empresarios de moda en Brasil.

La hermosa joven siempre había vivido en unas condiciones de vida extremadamente lamentables. Tiene un hijo de 3 años al cual no tenía como alimentarlo, desempleada y con su exnovio en la cárcel, pudo sobrevivir rebuscando en los contenedores de basura objetos que pudiera revender y ganarse algo de dinero que le sirviera por lo menos para alimentar a su pequeño hijo.

Luego de llevar una vida muy difícil, le sucedió como en un cuento de hadas, ya que obtuvo una maravillosa recompensa por todos sus esfuerzos en esa lucha diaria junto a su hijo.

Pero ¿Cómo fue su transformación?

Un día mientras rebuscaba en el basurero como de costumbre, encontró lo que al parecer era una chequera. Sin saber si eran papeles que estaban tirados porque no servían o porque se le cayeron por accidente a alguien, decidió quedarse con ellos.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

Pero en los papeles, se encontraban algunos cheques que tenían como destino el Hospital Oncológico Barretos, en el estado de Sao Paulo. Tenían un valor de 250 mil reales brasileños, equivalentes a 52 mil dólares, pero Ana se imaginó que los cheques ya habían sido cobrados o cancelados, por lo que decidió devolverlos a su propietario.

En el momento que fueron devueltos, el gerente del hospital le dijo que los cheques eran completamente válidos y que habían desaparecido de su oficina hacía ya algunos días. El director no lo podía creer, no entendía las razones por la que la joven había decidido devolver los cheques con tanta honestidad.

Entonces llamó a los periódicos de todo el país para contarles lo que había sucedido con la joven. Cuando todos en Brasil conocieron la historia, la atención se centró en la hermosa joven y una agencia de modelos la localizó para convertirla en el testimonio publicitario de un reconocido centro comercial de la ciudad.

Desde entonces, inició su camino al éxito. Escribió un libro que ha sido distribuido por todo Brasil. Pero por fortuna, Ana aún mantiene los pies sobre la tierra. Con todo el dinero que se ha ganado le encantaría poder matricularse en la escuela de enfermería profesional y pensar en darle un excelente futuro a su pequeño hijo.