La increíble historia de una pareja que fue enterrada viva por su vecina para robarles su dinero

Carol y Reggie Sumner se habían mudado a Florida para disfrutar en su vejez de un buen clima. Le vendieron su auto en cuotas a su querida Tiffany. Cuando ella fue a firmar los papeles, comenzó a pensar el macabro plan.

¿Quiénes eran la amable y querida pareja?

Carol y Reggie Summer ambos de 61 años, pasaron a lo largo de su vida por numerosos acontecimientos. Se habían conocido en el vecindario de North Charleston, en Carolina del Sur, y habían tenido un corto romance de verano. Pero después de transcurridos 40 años, y de haber tomado caminos diferentes en su vida, la vida los volvió a encontrar. Reggie se unió a la marina, luego trabajó para los ferrocarriles y para la compañía CSX Railroad. Carol, por otra parte, vivió momentos difíciles al sobrevivir al tiroteo de un exmarido violento y abusivo.

Después de haber pasado por muchas vivencias en sus vidas, se reencontraron después de tener más de 50 años y el amor renació entre ellos. Se casaron y sintieron que, por fin, habían encontrado la paz y tranquilidad el uno con el otro.

Todo esto parecía ser cierto, por lo menos hasta que conocieron a su vecino Cole y a su hija Tiffany y sus destinos se cruzaron.

¿Cómo se conocieron la amable pareja y su vecina asesina?

Tiffany Ann Cole conocía a sus vecinos Carol y Reggie Summer de prácticamente toda la vida. Ellos eran amigos de su padre y vecinos en el barrio donde vivían, en Carolina del Sur, Estados Unidos. Ella había estado con ellos infinidad de veces y hasta había dormido en su casa. Era tanta la confianza entre ellos que cuando la pareja decidió mudarse en el 2005 a Jacksonville en la Florida, le vendieron su auto a Tiffany, un Chevrolet Lumina modelo 1997, para que se lo pagara en cómodas cuotas.

Como se realizó el siniestro crimen

La feliz pareja había vendido su casa de Carolina del Sur y habían comprado otra en Jacksonville, y la venta les había dejado una ganancia de 99 mil dólares. Apenas Tiffany de 23 años y su novio Michael Jackson de 24 años lo supieron, empezaron a planear junto a otros 2 jóvenes, Bruce Nixon Jr. y Alan Wade una estrategia para robarles el dinero. Aparentemente todo sería muy fácil porque Tiffany conocía bien a sus vecinos los Summer, sus movimientos, sus problemas de salud, etc., tenían toda la información necesaria, y fue así como planearon todo.

Los hechos ocurrieron la noche del viernes 8 de julio de 2005. Tiffany había alquilado dos días antes, un auto Mazda RX-8, para llevar adelante el plan. De esta forma no tendría que usar su Chevrolet Lumina, el que le habría comprado a sus vecinos, y que la policía podría identificar rápidamente para llegar a ella después de haber ejecutado su maléfico plan.

Tiffany en compañía de sus cómplices, llegaron hasta la nueva vivienda de los Summer. Mientras la pareja de Michael y Tiffany se quedó dentro del auto estacionado en la esquina, los otros dos cómplices Wade y Nixon, se bajaron del auto y golpearon la puerta.  La feliz pareja, que estaban preparándose para cenar, sintieron cuando llamaron a la puerta. Carol fue a abrir y se dio cuenta de que eran dos jóvenes que le pidieron prestado el teléfono, y ella amablemente los dejó entrar a su casa.

Inmediatamente ingresaron la situación se volvió violenta. Wade arrancó el cable del teléfono y Nixon los amenazó con un arma de juguete. Los condujeron a su habitación, donde los ataron y amordazaron con cinta adhesiva. Luego se comunicaron con Tiffany y su pareja que esperaban en el auto. Michael entró a la casa y comenzaron a buscar los datos de las cuentas bancarias y objetos de valor para llevárselos. Después de esto, los jóvenes llevaron a las víctimas al garaje y bajo amenazas los obligaron a meterse en el baúl de su propio auto. Entonces guardaron en el otro auto de propiedad de Tiffany bolsas llenas de pertenencias de los esposos: joyas, la caja fuerte y por supuesto sus tarjetas bancarias.

Luego, condujeron los dos autos hacia la frontera interestatal con el estado de Georgia, a un lugar descampado en donde ya tenían cavada desde hace dos días, la gigante fosa para los esposos Summer. A esta fosa preparada con anticipación fueron empujados los Summer. Dentro de esta fosa, desesperados, bajo la tierra que les caía, pudieron liberar un poco sus manos en una tarea angustiosa por sobrevivir. Aun así, consiguieron abrazarse y murieron juntos respirando tierra.

Luego de disfrutar y divertirse con el dinero de los esposos Summer, regresaron a la casa de las víctimas para limpiar el desastre que habían causado allí, en donde aprovecharon también para llevarse su computadora.

Durante esos días, y sin ningún remordimiento, Tiffany y sus amigos empeñaron las joyas de Carol y siguieron retirando plata de la cuenta de Reggie. Festejaron su atroz crimen gastando miles de dólares de sus queridos vecinos de toda la vida, alquilaron una limusina, tomaron champagne y se tomaron fotos con puñados de dólares en sus manos.

Cómo transcurrió la investigación

El domingo 10 de julio de 2005, la hija de Carol de su primer matrimonio, Rhonda Alford, llamó a las autoridades para reportar la extraña desaparición de su madre. No podía contactar a la pareja y eso era algo altamente inusual. Ese mismo día, un oficial, reportó haber encontrado el auto Lincoln desaparecido de los Sumner.

El día 12 de julio, ante la imposibilidad de sacar dinero de los cajeros, Tiffany tuvo el descaro de llamar a la oficina del sheriff haciéndose pasar por Carol Sumner. La atendió el detective Meacham a quien ella le explicó que habían abandonado rápidamente la ciudad por una emergencia familiar y que estaban teniendo problemas para sacar su dinero, que esperaban que ellos pudieran ayudarlos. El detective sospechó inmediatamente de la persona que hablaba y no creyó que fuera Carol Sumner. Llamó al banco para desbloquear las cuentas para que los criminales pudieran sacar dinero y así poder rastrearlos. Esto dio resultados.

El 14 de julio los tres miembros masculinos del grupo fueron detenidos en el hotel Best Western de la ciudad de Charleston, en Carolina del Sur. La policía buscó pruebas en las dos habitaciones rentadas por Tiffany y encontraron pertenencias de los Sumner. También hallaron la tarjeta bancaria de Reggie en la ropa de Michael Jackson. En el baúl del Mazda se encontró la colección de monedas del señor Sumner. Tiffany fue capturada, poco después, cerca de su propia casa.

Después de confesar y dar el relato de cómo habían planeado el robo, el secuestro y donde los habían enterrado, el sábado 16 de julio los cuerpos de las víctimas fueron recuperados. Había pasado un poco más de una semana.

La condena

El juicio fue en octubre de 2007 y duró una semana. El 19 de octubre, al jurado le llevó menos de 90 minutos encontrar culpable a Tiffany, de 25 años, de asesinato en primer grado. De los doce jurados, nueve votaron a favor de que ella recibiera la pena de muerte. Cinco meses después, el juez dictó las sentencias. Tiffany Cole fue sentenciada a muerte por inyección letal por los dos crímenes, con premeditación y alevosía; fue sentenciada a prisión perpetua por los dos secuestros y a 15 años, por cada imputación de robo a cada una de las víctimas. Michael Jackson, su novio, y Alan Wade fueron también condenados a muerte.