Actualidad

La increíble isla que cambia de nacionalidad cada 6 meses

En la frontera entre España y Francia, en la desembocadura del río Bidasoa, se encuentra un lugar único en el mundo: la Isla de los Faisanes. Esta pequeña isla de aproximadamente 6.830 metros cuadrados es conocida por su peculiaridad de cambiar de nacionalidad cada seis meses. Esta increíble dinámica es posible gracias a un acuerdo de soberanía compartida entre ambos países, convirtiéndola en un verdadero condominio territorial.

Un acuerdo histórico: el tratado de los Pirineos

La historia de la Isla de los Faisanes se remonta al año 1659, cuando España y Francia firmaron el Tratado de los Pirineos. Este importante acuerdo de paz puso fin a una larga guerra y estableció las bases para la resolución de disputas territoriales en la región. Como parte de este tratado, se acordó que la Isla de los Faisanes sería compartida por ambos países, alternando su soberanía cada seis meses.

Un condominio de soberanía compartida

La Isla de los Faisanes se ha convertido en un ejemplo único en el mundo de condominio de soberanía compartida entre dos naciones. Durante los primeros seis meses del año, del 1 de febrero al 31 de julio, la isla está bajo el control de España. Luego, durante los siguientes seis meses, del 1 de agosto al 31 de enero, pasa a formar parte del territorio francés. Este sistema de rotación garantiza una equidad en el ejercicio de la soberanía y refuerza los lazos de amistad entre ambos países.

Un territorio cargado de historia

La Isla de los Faisanes ha sido testigo de importantes eventos históricos a lo largo de los siglos. Antes de ser conocida como la Isla de los Faisanes, se la llamaba la Isla del Hospital, aunque curiosamente nunca tuvo un hospital. Durante el Imperio Romano, la isla era utilizada como punto de cruce de la frontera entre España y Francia, donde se cobraba un peaje para acceder a ella.

En 1526, Francisco I de Francia, prisionero de Carlos V, fue liberado en la isla a cambio de la entrega de sus dos hijos. Además, la isla fue escenario de intercambios de princesas entre las casas reales de España y Francia. Estos intercambios matrimoniales buscaban fortalecer las alianzas políticas y garantizar la paz entre ambos países.

Un condominio gobernado por virreyes

Para administrar el condominio de la Isla de los Faisanes, España y Francia designan a dos virreyes, el comandante de la Marina Nacional de Burdeos y su homólogo español de San Sebastián. Estos representantes son los encargados de velar por los intereses de sus respectivos países en la isla. Sin embargo, en la práctica, son los alcaldes de Irún (España) y Hendaya (Francia) quienes se encargan de su cuidado y mantenimiento.

Acceso restringido y visitas especiales

Aunque la isla está cerrada al público en general, existen ocasiones especiales en las que se permite el acceso. Durante las jornadas del patrimonio y en eventos de firma de tratados locales, se ofrecen visitas guiadas a la Isla de los Faisanes. Estas visitas son una oportunidad única para conocer de cerca este territorio con una rica historia y una peculiar dinámica de cambio de nacionalidad.

Conservación y desafíos

La Isla de los Faisanes enfrenta desafíos en cuanto a su conservación y protección. Con el paso de los siglos, la isla ha experimentado una erosión significativa, perdiendo casi la mitad de su tamaño original. Tanto España como Francia se enfrentan al desafío de preservar este tesoro histórico y natural, pero las medidas de construcción de defensas no han sido una prioridad debido a la baja extensión territorial de la isla.

4/5 - (2 votos) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira