Infecciones de transmisión sexual: El aumento de la sífilis y la gonorrea, entre otras causas de infertilidad

Infecciones de transmisión sexual: El aumento de la sífilis y la gonorrea, entre otras causas de infertilidad.

Las enfermedades de transmisión sexual se encuentran entre las principales causas de infertilidad, por ejemplo la sífilis y la gonorrea, que también están en aumento debido a que a menudo son asintomáticas y esto empeora el contagio y la propagación.

Cuatro expertos debatieron en Milán sobre la infertilidad, sus causas y sus remedios. «Son enfermedades que dan infertilidad, porque inhiben las trompas de Falopio, y en estos casos la única solución es la fertilización asistida», explicaron.

¿Existe una estrecha correlación entre las enfermedades de transmisión sexual y la infertilidad?

Las enfermedades de transmisión sexual, especialmente si son asintomáticas, ciertamente pueden causar infertilidad. Los agentes infecciosos, de hecho, que se propagan a lo largo de las vías urogenitales, determinan un estado inflamatorio capaz de alterar la fisiología normal de la concepción.

¿Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más comunes?

Según los datos comunicados por el Instituto Superior de Salud, el número de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual aumenta constantemente, con una edad media de las personas afectadas de 32 años, de los cuales el 70,2% son hombres.

Los más comunes son los condilomas ano-genitales relacionados con la infección por el virus del papiloma, sífilis latente, gonorrea, cervicovaginitis bacteriana, infecciones vaginales por Chlamidia trachomatis y Trichomonas, hepatitis A, B, C y VIH.

La principal estrategia de prevención de las enfermedades de transmisión sexual es estar siempre al tanto del estado de salud de la pareja con la que se decide compartir una relación sexual.

Esto debe ir acompañado del uso de preservativos de calidad que impidan que las secreciones de hombres y mujeres entren en contacto. Sin embargo, me gustaría recordarles que el uso de preservativos no reduce el riesgo de infección a cero, ya que algunos virus y bacterias tienen la capacidad de infectar incluso con contacto cutáneo sólo entre las áreas de los genitales no protegidas por el preservativo.

Finalmente, existen vacunas en el mercado, probadas y seguras, que son capaces de proteger a la persona de la posibilidad de contraer ciertas enfermedades como la hepatitis A y B y algunas formas del virus del papiloma.