La laboriosa captura de un gato traficante de teléfonos móviles en una prisión de Costa Rica

Los prisioneros y sus cómplices que han permanecido en libertad están llenos de ideas para romper las reglas! Como prueba, esta inusual historia que tuvo lugar en una prisión costarricense, involucrando a un cómplice como ningún otro: ¡un gato!

¡Un gato, cómplice de un prisionero!

Cárcel de La Reforma, Costa Rica. Un gato fue finalmente capturado por los guardias de la prisión después de 5 horas de acecho, ya que el gato había escapado a las alcantarillas. La pequeña bola de pelo había sido utilizada por cómplices que se encontraban fuera de la prisión para pasar de contrabando teléfonos móviles a los presos.

Dos teléfonos, un cargador y tarjetas SIM

«Nos causó muchos problemas porque se había colado en las alcantarillas», «así que llevó mucho tiempo», dijo el director de seguridad de la prisión a los periodistas. Cuando el animal finalmente salió y los agentes lo capturaron, el gato llevaba una bolsa en la espalda que contenía dos teléfonos móviles, un cargador y tarjetas SIM.

Este descubrimiento se produjo en un momento en que las autoridades costarricenses están preocupadas por la presencia en las cárceles de teléfonos móviles utilizados para realizar estafas telefónicas. Los grupos delictivos utilizan regularmente animales para enviar envíos a los detenidos. En 2015, una paloma con drogas pegadas a sus patas fue interceptada cuando llegó a la cárcel de La Reforma.