Cocina, recetas y alimentos

Limonada: la mejor bebida para el verano

¿Existe algo mejor para los días calurosos que una limonada casera para tomar en el balcón o en el jardín? Hoy veremos alternativas interesantes para sacar provecho a los limones sin tener que hacer mucho esfuerzo.

Preparación

Tiempo: 5 minutos.

Porciones: 2 o 3 tazas de limonada sin agregar hielo.

Ingredientes necesarios:

1/2 taza de azúcar.

1/2 taza de zumo de limón recién exprimido.

2 tazas de agua fría.

Cubos de hielo al gusto.

Pasos para la preparación:

Lo primero que debes hacer es disolver el azúcar en el zumo de limón, después agregar agua fría a la jarra y colocar los cubitos de hielo. Esta es la forma más básica de preparar limonada y la que todos conocemos.

Veamos algunas variaciones:

Limonada espumosa: Para conseguir una limonada muy espumosa solo debes usar agua con gas. El resto de los pasos siguen siendo iguales.

Shandy: Llena un vaso con cantidades iguales de cerveza Corona y limonada, puede mojar un poco los bordes de los vasos y pasarlos por azúcar para obtener un sabor más marcado y singular.

Granizado: Coloca la mezcla de zumo de limón y azúcar de la receta básica en una batidora, luego debes sustituir las 2 tazas de agua por 2 tazas de hielo puro, tienes que mezclar hasta que la bebida tenga la consistencia de un granizado.

Sangría de limón: Debes colocar cantidades iguales de limonada y vino blanco seco en una jarra, luego agregar fruta congelada, como melocotones y piña, para obtener un resultado delicioso y refrescante.

Té helado de limonada: Comienza preparando 2 bolsitas de té orange pekoe en 2 tazas de agua hirviendo. Debes dejar que el agua repose durante al menos 5 minutos para que puedas retirar las bolsas de té. En una jarra, agrega el té frio y la mezcla de zumo de limón y azúcar de la receta básica sin agua, agrega unos cuantos cubos de hielo al gusto y unas hojas de menta fresca.

Limonada con menta y jengibre: Comienza rallando un poco de jengibre. En una olla al fuego, coloca el agua y agrega azúcar para que se vaya disolviendo. Después agrega la ralladura de jengibre al agua y mezcla un poco, espera 5 minutos, deja que el líquido se enfríe y pásalo por un colador.

El siguiente paso es partir y exprimir  los limones a través de un colador para quitar las semillas. En una jarra, coloca el agua, el zumo de los limones y la mezcla de azúcar con jengibre. Agrega unas hojas de menta y sirve con hielo al gusto.

Limonada de piña: Sienta muy bien a media mañana o cuando la temperatura está muy alta. Comienza preparando el zumo de piña y la limonada por separado, luego mezcla a partes iguales en una jarra o vaso y agrega cubos de hielo al gusto. También puedes agregar jengibre, este da un toque ligeramente picante muy agradable.