La presión arterial alta, estos primeros síntomas pueden ocultar daño en el cerebro

La presión arterial alta, por esto nunca debe ser subestimada: no debe pasarse por alto la aparición de ciertos síntomas.

Presión arterial alta, algunos síntomas específicos pueden mostrar la presencia de trastornos que pueden dañar el cerebro

Uno de los mayores y más peligrosos factores de riesgo para la salud es la hipertensión: es un alto nivel de presión sanguínea bombeada desde el corazón que no es proporcional a la resistencia de las arterias. Los factores causales son muy variados y van desde la genética, que parece representar al menos el 30%, hasta la alimentación especialmente rica en sodio, la obesidad, el estrés y el tabaquismo. La hipertensión arterial afecta especialmente a los órganos que dependen de un flujo sanguíneo adecuado, es decir, los riñones, el corazón, los ojos y, sobre todo, el cerebro.

Las señales silenciosas de la hipertensión arterial

Las principales patologías causadas por la hipertensión arterial, el infarto de miocardio, la insuficiencia renal, el accidente cerebrovascular y la angina de pecho son bien conocidas. Estas enfermedades son fáciles de diagnosticar una vez que se presentan, cuando lo único que se puede hacer es tratarlas rápidamente. Sin embargo, gracias a la investigación y a las nuevas tecnologías, la medicina ha hecho grandes progresos en la detección de las señales más pequeñas que pueden preservar tanto la salud como la vida de las personas.

Lo que se ha descubierto

Las investigaciones realizadas por el Departamento de Angiocardioneurología y Medicina Traslacional del CIRC en Pozzilli (provincia de Isernia) han puesto de relieve la posibilidad de identificar las primeras señales de demencia vascular causada por la hipertensión. La forma de hacerlo es recurrir a la fMRI en estado de reposo o a la Resonancia Magnética Funcional en estado de reposo. Un examen mínimamente invasivo que se realiza cuando la persona no está realizando ninguna actividad. La Resonancia Magnética Funcional en reposo destaca aquellas activaciones neuronales que permiten a múltiples áreas del cerebro intercambiar información. Esta comunicación se ve perturbada y poco sincronizada cuando se detecta el deterioro de la sustancia blanca rica en fibras nerviosas. Esto se traduce en unas pocas palabras en un déficit cognitivo que es evidente, por ejemplo, en la memoria, la atención y las emociones.

Los efectos de la hipertensión arterial en el cerebro

El hecho que pone de relieve la importancia de los resultados de esta investigación, presentada también en Washington en la Conferencia Internacional sobre la Hipertensión Arterial, es el siguiente: la persona no es consciente de lo que está sucediendo en su cerebro y sólo la fMRI es capaz de detectar el peligro inminente.

Hasta hace poco, las señales primordiales de la hipertensión sólo podían detectarse a nivel del corazón, los riñones y los ojos: hoy en día esto también es posible para un órgano fundamental como el cerebro, evitando así la tan temida demencia vascular.

También puedes leer: Si tiene dolor de cabeza, debe evitar estos alimentos por completo