Actualidad

La ralentización de la corriente del Golfo hará que se avecinen inviernos muy fríos

Debido a los efectos del cambio climático, la corriente de este gran flujo de agua es ahora mucho más débil. Este es el resultado que ha obtenido un nuevo estudio publicado por Nature Geoscience. Pero ¿Qué tipo de efectos secundarios puede tener esto en nuestra salud? Los expertos han hablado.

Se ha confirmado que el cambio climático ha ralentizado drásticamente la corriente oceánica, puesto que la corriente del Golfo, que transporta el agua cálida hacia Europa, se está desplazando a una velocidad más en comparación a la velocidad del último milenio.

Una investigación reciente publicada en Nature Geoscience realizado por científicos de Irlanda, Gran Bretaña y Alemania, el cual ha conseguido determinar la cronología del flujo de la corriente oceánica del Atlántico en los últimos 1600 años por medio de datos de anillos de árboles, núcleos de hielo, sedimentos oceánicos y corales.

Mientras, otro estudio separado publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que, si el calentamiento global aumenta, existe la probabilidad de que la circulación de la corriente del Golfo se cierre por completo, trayendo consecuencias desastrosas, entre ellas la rápida subida del nivel del mar hacia la costa este de Estados Unidos y los inviernos más fríos en Europa.

Pero ¿Por qué está pasando esto y cómo afecta a nuestras vidas?

Mattia Gussoni explica que es la corriente del Golfo: «Es una enorme corriente oceánica que arrastra el agua caliente del Mar Caribe y la lleva hasta el Atlántico Norte, pero, una vez que llega a estas latitudes se enfría y se hunde debido a los niveles de sal, luego desciende hacia el continente norteamericano donde completa su recorrido. Este recorrido es importante porque regula el clima de muchas zonas del planeta. La corriente se caracteriza por un flujo hacia el norte de agua salina caliente en las capas superficiales del Atlántico y su flujo hacia el sur de agua fría en la profundidad. Dicho de otra forma, transporta una gran cantidad de energía térmica desde los trópicos y el hemisferio sur hacia el Atlántico Norte, lo cual transfiere calor a la atmósfera».

Sobre la ralentización de la corriente del Golfo:

«Desde 1950 la corriente se ha ralentizado un 15%, y este cambio comienza a afectar a los patrones climáticos, como pueden ser las olas de calor más pronunciadas en el sur de Europa. Estos cambios en la duración del recorrido podrían tener un serio impacto en el clima global, ya que la corriente del golfo ayuda a la redistribución del calor, algo que es crucial para el clima mundial. Una desaceleración más brusca podría desencadenar el aumento repentino del nivel del mar, cambios en la localización de los principales eventos de lluvia y zonas climáticas secas».

¿Por qué se ha ralentizado la corriente del golfo?

Según las investigaciones, una de las razones principales es el deshielo en Groenlandia que ha aumentado los volúmenes de agua fría dulce que ingresan al océano y alteran el mecanismo de hundimiento de la corriente.

Otro motivo está relacionado con el aumento de las precipitaciones en América del Norte, las cuales permiten que llegue más agua dulce a los ríos, arroyos y océanos, lo cual reduce el gradiente de temperatura entre los trópicos y el polo. Se estima que el calentamiento global podría acabar con esta corriente antes de lo estimado, lo cual desencadenará las consecuencias ya mencionadas y otras que no se pueden prever.