La razón científica para hacer ejercicio antes del desayuno

Científicos británicos han descubierto que la hora del día en la que se realiza actividad física tiene diferentes impactos en la salud. ¿Cuáles son los efectos de una sesión matutina?

En el torbellino de la vida cotidiana, puede ser difícil encontrar el tiempo para hacer tanto ejercicio como lo desees. Sobre esta base, los investigadores de la Universidad de Bath y Birmingham (Reino Unido), han estado buscado formas de aumentar los beneficios del deporte. Finalmente, sea una cuestión de tiempo. «Para su salud, podría ser mejor mover los pies antes de comer», dice Rob Edimburgo, co-autor del estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism .

Deporte e insulina

Para comprender las conclusiones de la investigación, primero expliquemos cómo funciona la insulina. Es una hormona esencial en el control de la azúcar en la sangre. Después de una comida, una de sus principales misiones es permitir que el azúcar en la sangre sea transportado al músculo, donde será almacenada o utilizada como «combustible». Las personas con sobrepeso se vuelven menos sensibles a la molécula. Por lo tanto,  deben producir más insulina para lograr los mismos efectos que un individuo sano. Esto explica por qué el sobrepeso aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares.

Fortalece el corazón, regula la tensión, previene problemas en las articulaciones, ayuda con el tránsito y el sueño, una forma de luchar contra el estrés y aliviar la tensión … Los beneficios del deporte para la salud son muchos. Pero a esta lista podemos agregar… un mejor control de la insulina y el azúcar en la sangre

Quema más y mejora tu salud

Durante seis semanas, los investigadores estudiaron las respuestas de insulina de varios grupos de hombres que sufrían de sobrepeso. Tres veces a la semana, realizaban sesiones supervisadas de 50 minutos en bicicleta, y algunos de ellos practicaron deporte con el estómago vacío (antes del desayuno).

Sin embargo, resultó que al final del estudio, esos mismos tenían una mejor gestión de la hormona, ya que tenían que producir menos para controlar sus niveles de azúcar. Por el contrario, los hombres que realizaron la actividad física después de comer no mostraron ninguna mejoría.

El ejercicio en ayuno también permitió a los participantes quemar el doble de grasa que los otros grupos de control. De este modo, pudieron aprovechar más los tejidos adiposos. Es este aumento de la combustión lo que «puede explicar por qué este grupo ha mejorado sus beneficios para la salud», concluyen los científicos.

Fuente: Gentside