La regla de los cinco segundos cuando se nos cae la comida: ¿Es falsa?

Cuando se cae la comida al suelo, ¿Se puede recoger e ingerir antes de 5 segundos? Es importante dudar de la sabiduría popular.

Esto es lo que de verdad debes tener en cuenta si se te cae comida al suelo.

¿De qué trata la regla de los 5 segundos?

A todos alguna vez se nos ha caído comida al suelo y la hemos recogido para poder comerla, y en muchos casos es posible que algún conocido diga: «la regla de los 5 segundos». Esta popular regla afirma que se puede comer un alimento caído al suelo si se recoge antes de que pasen 5 segundos sin temor a que haya sido infectado.

Lo cierto es que no importa lo rápido que se recoja la comida cuando se ha caído al suelo, los microbios van a ser igual de capaces de contaminarla. Los investigadores de la Universidad de Rutgers, en la Universidad de Nueva Jersey, han revelado cuán útil puede ser la «regla de los cinco segundos» y aseguran que en la mayoría de los casos, las bacterias se transfieren en menos de un segundo, por lo que en cinco ya está en su mayoría contaminada.

Factores como la humedad, el tipo de superficie y el tiempo que permanece el objeto en el suelo contribuyen a una contaminación cruzada. Un proceso que, en muchos casos, se inicia en menos de un segundo según la información otorgada por el profesor Donald Schaffner.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.

«La idea que siempre se ha creído sobre los cinco segundos es que los alimentos que han caído al suelo no se infectan en menos de ese tiempo, por lo que deben ser levantados rápidamente y consumidos ya que las bacterias no tuvieron tiempo suficiente para transferirse a ellos” cuenta el profesor Schaffner, el cual fue el encargado de la investigación en compañía de la profesora Robyn Miranda.

Las pruebas se realizaron en cuatro superficies diferentes: acero inoxidable, baldosas de cerámica, madera y alfombra, en las cuatro superficies se encontraban presentes microorganismos y se dejaron caer cuatro tipos de alimentos: sandía, pan, mantequilla y caramelos de goma. Los tiempos en los que dejaron caer los alimentos fueron: menos de un segundo, cinco segundos, treinta segundos y cinco minutos.

Una vez se analizaron todos los escenarios y tiempos disponibles, se pudo determinar que la sandía es el alimento que más contaminado puede terminar y en segundo lugar se encuentran los caramelos de goma: «Teniendo en cuenta los resultados, la transferencia de bacterias de la superficie directamente a los alimentos parece depender especialmente de la humedad de suelo», agrega Schaffner.

Por último, el autor concluye: «Las bacterias no cuentan con piernas para caminar hacia los alimentos, ellas se van desplazando usando la humedad desde la superficie. Entonces, cuanto más húmeda se encuentre la comida o el suelo, más riesgo habrá de que se transfieran. Esto también aplica para el tiempo que los alimentos permanecen en el suelo. Cabe resaltar que el índice de transferencia más bajo se encontró en las superficies alfombradas”.