Las 10 razas de perros con tendencia a la obesidad

El sedentarismo acompañado de una mala alimentación, son las principales causas que llevan a algunas razas de perros a ganar más peso que otras.

Los perros tienen un gran apetito, pero con el aumento de una vida sedentaria o la esterilización pueden engordar unos kilos inesperados. Caminar, correr o hacer pequeños ejercicios especiales son la mejor forma de mantener en forma a los caninos, pero pese a que muchas veces los perros hacen la suficiente cantidad de ejercicio, hay algunos que son inevitablemente propensos a la obesidad debido a otros problemas de salud.

Veamos algunas razas de perros que son más propensas a subir de peso con rapidez y que necesitan atención especial.

  1. Los Beagle y su pasión por la comida.

Los dulces y croquetas son la debilidad de los Beagle, una raza que se caracteriza por nunca rechazar alimentos. A esta raza le encanta estar al aire libre y siempre tienen muchas energías. Además, su naturaleza depredadora es un gran punto a favor de evitar una vida sedentaria, por lo que solo basta prestar atención a su dieta y no habrá problema alguno.

  1. Los Bulldogs y la vida sedentaria.

Los Bulldogs adoran la idea de llevar una vida sedentaria, además debido a sus problemas respiratorios es difícil hacer que se ejerciten, haciendo que sea muy difícil evitar que suban de peso. Pero, no hace falta someterlo una rutina agotadora si queremos mantenerlo en forma, ya que pequeños paseos de la mano con una dieta equilibrada mantendrán al perro en óptimas condiciones.

  1. Bullmastiff: un perro amigable pero muy propenso a la obesidad.

Es una raza que se caracteriza por su carácter dócil, pero también por ser uno de los perros que ganan más peso. Es importante mantener una dieta equilibrada, con porciones apropiadas para su edad y una cantidad de actividad física regular.

  1. Pequineses y el sedentarismo.

La pereza y sedentarismo son elementos regulares en los pequineses, por lo que una dieta equilibrada y actividad física especial teniendo en cuenta el estilo de vida de la mascota es esencial. Debes tener en cuenta que algunas veces sufren de problemas respiratorios, pero un poco de ejercicio para evitar la obesidad será de mucha ayuda.

NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias AURANA

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Aurana

Invalid email address
Puede darse de baja en cualquier momento.
  1. Basset Hound: Pequeñas porciones y mucho ejercicio.

Se trata de un perro muy divertido, pero entra en la lista de perros que tienden a ganar peso rápido y en cantidades alarmantes, además de que sobra decir que la vida sedentaria no está hecha para él. La mejor solución es reducir la cantidad de sus porciones de comida y hacer actividad física a diario sin agotarlo excesivamente.

  1. Cocker Spaniel: el perro del apetito insaciable.

Al Cocker Spaniel le encanta la compañía, especialmente si se trata de niños, ya que puede jugar durante horas, pero su apetito insaciable puede causar un aumento de peso que no se esperaría de un perro tan energético. Basta con regular las porciones de alimentos y estimular sus ganas de jugar y correr para mantenerlo en forma mientras se divierte.

  1. Schnauzer: la importancia de una dieta saludable y ejercicio.

El Schnauzer es un perro que se caracteriza por ser familiar y amigable. Algo que se debe tener en cuenta es que cuando son cachorros tienden a sufrir de obesidad y tener problemas de colesterol. Para asegurarse de que crezca sano y fuerte, es importante dar comidas equilibradas y actividad física regular.

  1. Labradores y su amor por la comida.

Reconocidos por ser alegres, leales, juguetones y amantes de la comida. Es importante saber que estos cachorros no desarrollan un horario de comida especifico, ya que no cuentan con el gen que regula la aparición de su apetito, además de disminuir la sensación de satisfacción cada vez que comen. Lo mejor es regular y limitar tanto como se pueda sus comidas para evitar ese tipo de complicaciones.

  1. Bóxer y sus problemas de hipotiroidismo.

Una raza musculosa e imponente, se ha demostrado que los Bóxer son perros cariñosos que aman a las personas y les encanta jugar. Lastimosamente, el hipotiroidismo y la dificultad para llevar a cabo ejercicios demasiado exigentes muchas veces son la causa de su aumento excesivo de peso, pero basta con prestar atención a cómo vamos a alimentarlos y podrán llevar una vida pacífica libre de problemas de salud.

  1. Pug: Actividad física para evitar el aumento de peso.

El Carlino es un perro al que le encanta la buena comida. Esta pequeña raza tiende a sufrir problemas respiratorios, por lo que no se puede hacer grandes rutinas con él, pero un poco de ejercicio adaptado a su estilo de vida no viene nada mal.