Salud

Las 3 complicaciones más peligrosas de la celiaquía

Les una enfermedad del sistema digestivo que daña el intestino delgado e interfiere con la absorción de los nutrientes presentes en los alimentos. Las personas con enfermedad celíaca son intolerantes al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. El gluten se encuentra principalmente en los alimentos, pero también se encuentran trazas en productos de uso común como medicamentos, suplementos, manteca de cacao…

Entre las pruebas que se han llegado a aportar para demostrar la naturaleza patológica de la enfermedad celíaca, siempre se destaca su complejidad. Hasta la fecha se han encontrado diversas formas de enfermedad celíaca en las que difieren en cuanto a su gravedad, consecuencias a medio y largo plazo y sintomatología. Como es de esperarse, algunos de los tipos de enfermedad celíaca son más peligrosas que otras, pero, en una amplia mayoría de casos, si se trata adecuadamente, no provoca ninguna consecuencia.

Justamente por este motivo, es importante conocer cuáles son las peores consecuencias para llegar a la conclusión de que acudir con un médico y recibir el tratamiento adecuado nos permite evitar el peor de los escenarios. Por supuesto, este proceso supone sensibilizarse para observar escrupulosamente cómo será el día a día de los afectados por este trastorno y como se da la exclusión del gluten de la dieta.

La enfermedad celíaca y el riesgo de linfoma

  1. La consecuencia más temida relacionada con este padecimiento es el linfoma T. Se trata de un caso muy extraño, pero posible, ya que es una patología tumoral muy grave, que si no se trata a tiempo, puede llegar a conducir la muerte.
  2. Otro riesgo a tener en cuenta es que la enfermedad celíaca se convierta en enfermedad celíaca refractaria. Esta es una forma resistente de la enfermedad celíaca, es decir, tiene síntomas que persisten en el tiempo a pesar de seguir una dieta absolutamente libre de gluten, pese a esto, la enfermedad celíaca refractaria puede tratarse o mantenerse bajo control por medio de terapia farmacológica de medicamentos inmunosupresores.
  3. Otro aspecto a tener en cuenta es la posibilidad de sufrir atrofia del bazo. Esta condición provoca un descenso en la producción de anticuerpos, especialmente los vinculados a tratar bacterias como la del neumococo y el meningococo. En este sentido, las defensas inmunitarias bajan drásticamente y el riesgo de desarrollar formas infecciosas graves es muy alto.

La enfermedad celíaca se puede tratar con tiempo y paciencia.¡

El primer consejo a tener en cuenta es seguir rigurosamente una dieta adecuada que sea libre de gluten, ya que incluso las micro-internaciones pueden hacer que el cuadro clínico empeore con el tiempo.

El segundo consejo es que no pierdas tu tiempo si crees que eres celíaco. Ten en cuenta que el diagnóstico no depende ciertamente de la persona, pero es vital que se detecte lo antes posible. Estas complicaciones, de hecho, están siendo causadas por la persistencia de la enfermedad celíaca en ausencia de una dieta sin gluten.

En conclusión, el celíaco que sigue consumiendo gluten tiene muchas más posibilidades de encontrarse con consecuencias no deseadas. Justamente por eso no es casualidad que la gran mayoría de los que padecen linfoma, atrofia del bazo y, sobre todo, enfermedad celíaca refractaria, sean mayores de 50 años.

Síguenos en Google Noticias