LifeStyle

Las 5 cosas que debes saber antes de hacer una manicura en gel

La manicura en gel garantiza tener manos perfectas, uñas brillantes y un color duradero. Pero ¿es seguro? ¿Daña las uñas? Esto es lo que necesitas saber.

Ventajas de la manicura en gel

Una de las razones por las que la manicura en gel es tan popular es su durabilidad.

La efectividad de un gel se basa en la capacidad del producto, su duración y la facilidad con la que se puede eliminar. Puede durar hasta tres semanas.

A diferencia del esmalte normal, que puede después de dos o tres días caerse, la manicura en gel es indestructible, lo que la hace ideal para bodas, ocasiones especiales y vacaciones.

Ten cuidado con la luz UV

La aplicación del gel no es totalmente diferente de la aplicación de un esmalte tradicional, a excepción del proceso de endurecimiento bajo lámparas de emisión UV.

Aquí está el problema. Estas lámparas no deben subestimarse, incluso si los tiempos de exposición son cortos. Son muy potentes y emiten rayos UVA, mucho más potentes que los emitidos por el sol. Las luces LED no son realmente más seguras que las convencionales lámparas fluorescentes UV. Emiten rayos UVA exponencialmente más potentes, por lo que los tiempos de endurecimiento son más cortos.

No olvides aplicarte protector solar en las manos para minimizar el daño de las luces ultravioletas que se utilizan durante la manicura.

Cuidado con lo que contiene el gel

Existen muchas marcas de gel los cuales están cargados de agentes cancerígenos y no solo pueden afectar a nuestras uñas, si no también a nuestra. Marcas como Jin Soon, RGB, Zoya, y Sally Hansen se han declarado libres de agentes cancerígenos.

Quitarse el esmalte con la boca o las manos

Cuando el producto se comienza a descarapelar de la uña, muchas pueden sentirse tentadas a eliminarlo. Al comenzar a descarapelase, el agua puede filtrarse entre las uñas lo que puede causar que se alberguen las bacterias y posiblemente causar un hongo.

Hay formas delicadas de eliminar el esmalte de gel

Al retirar un esmalte de calidad tampoco se debe limar la superficie de la uña y mucho menos recurrir al uso de tornos eléctricos. Cuando se utiliza el torno para retirar el esmaltado permanente es imposible no eliminar también las capas más superficiales de la uña. El uso de esta herramienta tan abrasiva es muy perjudicial para la uña.

La única forma de retirar el esmaltado permanente sin dañar la uña es impregnarlas en una acetona especial para disolver el esmalte. Cuanta más calidad tienen los productos de la marca menos contenido de acetona tienen sus removedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.