Las 6 partes del cuerpo que no necesitas para vivir

El cuerpo humano está compuesto por muchos órganos, algunos de los cuales parecen innecesarios, como el apéndice. Sin embargo, a menudo tienen funciones desconocidas pero esenciales para el cuerpo humano.

El coxis

También es conocido como cola embrionaria. El cóccix es el pequeño hueso ubicado al final de la columna vertebral y según parece era utilizada hace miles de años cuando éramos aún simios, ya que era el anclaje de la cola. Hoy en día si se quita no pasa nada.

El apéndice

Seguramente es la parte inútil del cuerpo más conocida por todos. Las investigaciones científicas apuntan a que este órgano ayudaba en la digestión de las plantas con exceso de celulosa que formaban parte de la dieta de nuestros ancestros. Cada vez hay más estudios que demuestran que el apéndice puede seguir jugando hoy algún papel como almacén de las bacterias de nuestro intestino.

Las amígdalas

Las amígdalas son glándulas ubicadas en la parte posterior de la garganta y más precisamente en la faringe. Se utilizan principalmente para proteger el cuerpo contra las bacterias y los virus que respiramos todos los días sin darnos cuenta. Pero en realidad se inflaman todo el tiempo y mucha gente termina extirpando ambas amígdalas.

Los pezones masculinos

Los pezones masculinos y femeninos cumplen, biológicamente, una función específica: facilitar el amamantamiento. Pero dado que son las mujeres quienes amamantan ¿por qué los hombres nacen con ellos? La razón es que el cuerpo de un embrión sea hembra o varón, empieza a desarrollarse de la misma forma.

El bazo

El bazo forma parte del sistema linfático, que combate las infecciones y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Contiene los glóbulos blancos que luchan contra los gérmenes. Se puede vivir sin el bazo, aunque quedas expuesto a más y peores infecciones. El hígado y otros tejidos linfáticos también son capaces de cumplir sus funciones.

Las muelas del juicio

Nuestros antepasados tenían que masticar mucho más porque su comida era mucho más dura (carne cruda, raíces…). Hoy en día, ya no nos son útiles y nuestra mandíbula se ha vuelto más pequeña con la evolución.