Salud

7 motivos por los que dormir boca arriba puede solucionar los problemas de sueño

Varios estudios han demostrado que dormir boca arriba ayuda a aliviar los trastornos del sueño y los problemas músculo-esqueléticos. Veamos por qué y cuáles son los beneficios de esta postura al descansar.

Según la ciencia, dormir boca arriba ofrece algunos beneficios para la salud que seguramente muchos no conozcan:

  1. Reduce las cefaleas cervicogénicas.
  2. Alivia la tensión en el pecho.
  3. Mantiene la columna vertebral alineada.
  4. Previene las arrugas y la irritación del rostro.

Sin embargo, aunque descansar boca arriba tenga todos estos beneficios, no es la posición de descanso más popular, de hecho, una encuesta en 2017 reveló que más del 60% de los adultos en Europa duermen de lado.

Para animarte a cambiar la forma en la que descansas, veamos otros beneficios altamente reconocidos de conciliar el sueño boca arriba.

Dormir boca arriba reduce el dolor de espalda y cuello.

Como mencionamos anteriormente, dormir boca arriba reduce la presión sobre la columna vertebral, en esta posición, la columna descansa y mantiene su curvatura natural, ayudándose de la almohada que sostienen al cuello. Por otro lado, dormir boca abajo y con la cabeza hacia un lado comprime la columna e inclina el cuello hacia atrás, lo que puede causar un gran dolor a la mañana siguiente.

Reduce las imperfecciones de la piel.

Las fundas de almohada absorben las impurezas de la piel y el cabello, por lo tanto, si se duerme de lado o boca abajo, estas se trasladan fácilmente al rostro durante el sueño, provocando la proliferación de puntos negros, poros dilatados, rojeces e irritaciones. Así que, dormir boca arriba ayuda a mantener la cara alejada de la suciedad que pueda irritarla.

Alivia los síntomas de la sinusitis.

Dormir boca arriba, por efecto de la gravedad, empuja la mucosidad provocada por la sinusitis hacia abajo, liberando las vías respiratorias y permitiendo una mejor respiración mientras se duerme.

Retrasar la aparición de arrugas.

Dormir con la cara en la almohada puede irritar la piel por la fricción con el tejido de la funda, lo que puede favorecer la aparición de arrugas. En cambio, dormir con la espalda sobre el colchón evita que la cara entre en contacto con la almohada y mantiene la cabeza en su posición, evitando el desarrollo prematuro de arrugas en la cara y el cuello.

Previene las cefaleas cervicales.

Al igual que con el cuello y la columna vertebral, dormir boca arriba reduce la presión sobre la cabeza. Mantener la cabeza, el cuello y la columna vertebral en una posición neutra es importante porque alivia la presión y reduce la probabilidad de pasar por tensiones musculares y dolores de cabeza.

Reduce los niveles de hinchazón.

Cuando dormimos haciendo presión sobre el rostro, los fluidos se acumulan causando hinchazón en los ojos y otras zonas de la cara. Cuando se duerme boca arriba, se evita la retención de líquidos y la hinchazón.

Facilita el despertar por las mañanas.

Dormido boca arriba será mucho más fácil notar los cambios de la luz externa y despertar de forma natural cuando sale el sol, lo que nos ayuda a regular el ritmo de sueño-vigilia.

¿Qué más puedo hacer para mejorar mi calidad de sueño?

Si quieres algunos consejos adicionales para mejorar la calidad de tu sueño, puedes comenzar con tener a la mano varias almohadas y una toalla enrollada. Tendrás que colocar una almohada bajo las rodillas o una toalla enrollada bajo la parte inferior de la espalda para apoyar las curvas naturales del cuerpo y eliminar presión en la columna.

Otro consejo que puedes tener en cuenta es crear una rutina nocturna para que tengas un horario específico de sueño. Prueba a tomar una bebida caliente, reduce la iluminación de la casa algunas horas antes de dormir, pon en marcha algunas técnicas de relajación o meditación y evita a todas costa usar el PC o el smartphone.

Síguenos en Google Noticias