LifeStyle

8 cosas que debes sacar de tu dormitorio para dormir bien

El dormitorio es la habitación de la casa que se utiliza para dormir, por lo que debe ser acogedor, relajante y ordenado. La mayoría de las veces hay cosas que no deberían estar ahí para garantizar la máxima relajación y descanso. Ciertamente, una habitación muy desordenada, poco acogedora y llena de objetos podría perturbar la calidad del sueño.

Algunos de los objetos que guardamos en nuestro dormitorio pueden provocar estas conductas que alteran el descanso, por lo que deberían estar fuera de las paredes de nuestro cuarto.

Dispositivos electrónicos: los teléfonos inteligentes, tablet, PC, deben estar por fuera del dormitorio si deseas dormir completamente tranquilo. Esto se debe a que la luz azul que infunden estos aparatos electrónicos perturba el reloj biológico.

Alimentos y bebidas: no es recomendable bajo ninguna circunstancia consumir alimentos en la habitación. Las razones son variadas, pero principalmente porque las sábanas se podrían ensuciar, afectando el ciclo del sueño.

Libros y revistas: nunca dejes revistas y libros ya leídos, aunque si es tu costumbre leer antes de irte a dormir, puedes dejar el libro que acabas de empezar a leer. Pero si tienes problemas de insomnio no es para nada recomendable, dado que esto podría mantenerlo despierto por más tiempo y empeorar la calidad del sueño.

Mascotas: de acuerdo a un estudio, tener un animal en la habitación podría comprometer la duración del sueño.

Flores:  no es para nada bueno la práctica de tener un jarrón con flores en el dormitorio. Ya que pueden desprender un olor demasiado fuerte el cual podría perturbarle el sueño. En cambio, sí puedes optar por el verde de las plantas, ya que estas te ayuden a respirar aire limpio y saludable.

Colchón incómodo: de igual manera que la almohada, si al despertar siempre tienes dolor de espalda o el sueño nunca es tranquilo y, por lo general, nunca le encuentras la razón, el motivo podría ser el colchón. Intenta cambiarlo por uno más cómodo.

Material deportivo: son muchas las personas que acostumbran a dejar la bicicleta estática o elíptica en sus dormitorios y estas son distracciones que no permiten relajarse lo suficiente.

Paredes u objetos de colores muy brillantes: los colores fuertes como rojo, morado, amarillo y naranja, son brillantes, pero no son adecuados. Estos colores podrían estimular sentimientos como la desconfianza y los celos.

Escritorio rebosante de documentos: una costumbre muy común es irse a dormir hojeando algunos documentos de trabajo. Lamentablemente, esto podría generar estrés y ansiedad severos, algo que no garantiza un sueño tranquilo.

Armario rebosante de ropa: si cuentas con mucha ropa que no usas hace mucho tiempo, quítela para darle espacio a la nueva ropa. Esto es algo que nos puede poner nerviosos porque el desorden visual muchas veces nos molesta.

Publicaciones relacionadas