Las bailarinas: un clásico que no pasa de moda ¿cómo llevarlas y combinarlas?

Se denomina bailarina a un tipo de zapato femenino plano, muy sencillo y con el escote redondeado. El origen de la palabra se encuentra en el calzado usado por las bailarinas de ballet clásico. Este calzado imita los tipos de zapatos que utilizaban las bailarinas a principios del siglo XIX y han sido un complemento importante en la moda desde los años 50.

A lo largo del tiempo este tipo de calzado ha ido evolucionando, así surgen lo que hoy conocemos las manoletinas, su nombre se debe al torero español Manolete, quien inventó el calzado torero, que a diferencia de las anteriores bailarinas la suela de las manoletinas es más gruesa.

Hoy en día este tipo de zapatos son adorados por mujeres de todo el mundo. Hablamos de zapatos únicos, tanto por identidad, como por historia. Su imagen es a menudo controvertida porque, para ser sinceros, los hombres se vuelven locos por mujeres con este tipo de zapatos. ¿la razón? Ciertamente los encuentran muy sensuales y cautivadores. Por otro lado, las mujeres no solo los aprecian por su comunidad, sino también porque pueden vestirse con todo, desde faldas hasta pantalones largos y cortos.

Se caracterizan también por ser un calzado de gran comodidad para llevar por la ciudad. Dada su configuración plana, se recomienda llevar las bailarinas para caminar superficies lisas y evitar utilizarlas para paseos por el campo o terrenos rugosos. Son apropiadas para situaciones formales o informales.

Las bailarinas se confeccionan en gran variedad de colores y diseños: lisas, a cuadros, a rayas, a flores, etc. Algunas están decoradas con lazos, pompones o incluso, pedrería en su parte frontal. Para ajustarlas al pie, existen modelos provistos de tiras, o gomas elásticas. También es posible encontrar bailarinas abiertas por detrás, deportivas, o incluso, modelos con algo de tacón, para diferentes ocasiones.

Actualmente también se usan como zapato auxiliar para ponerse cómodo en una fiesta cuando estamos cansados de los tacones, de hecho surge que se regalan bailarinas en las bodas, para conseguir que nuestros pies se liberen y podamos seguir con la celebración.

Tipos de bailarinas:

Bailarinas de puntas: estas son unas zapatillas especiales que las bailarinas adquieren cuando poseen una formación básica para sus pies, al principio de este proceso las bailarinas sufren, pero con los años van adquiriendo fuerza y conocimientos que hacen que sus pies sufran cada vez menos.

Bailarinas clásicas: son el complemento idóneo para las mujeres que desean cuidar sus pies.

Bailarinas flexibles: la peculiaridad de este calzado reside en su flexibilidad y comodidad, con materiales resistentes de primera calidad.

Bailarinas con hebillas: pueden encontrarse con sujeción en el tobillo o en el empeine.

Bailarinas tobilleras: estas pueden ser una buena elección si buscas realizar una colección con la comodidad por encima de todo, pero si te gusta la elegancia y no renunciar a lo femenino y sofisticado.

Bailarinas de tacón descubierto: este calzado se ha convertido en una referencia urbana, que puede ser utilizada en cualquier ocasión.

Con toda la variedad actual de zapatos bailarinas: estilo deportivo, abiertas por detrás, con un poco de tacón, etc., hace que exista una bailarina para cada tipo de mujer. Y a ti, ¿qué estilo te gusta más?