LifeStyle

¿Sabes por qué las camisas femeninas y masculinas no se abrochan del mismo lado?

Puede que nunca hayas tenido esta duda hasta que leíste el título del artículo, ya que parece algo muy trivial que generalmente dejamos de lado sin más, pero cada día millones de hombres y mujeres abotonan sus camisas de forma invertida teniendo en cuenta su sexo y muy pocos saben los motivos.

Para las camisas de hombres, los botones se encuentran ubicados del lado derecho, mientras que en las camisas femeninas los botones se encuentran ubicados en el lado izquierdo. Esta distinción ya no tiene mucho sentido en el mundo actual, pero hace años era así por motivos de desigualdad de género que se llevaron durante largos años en pro de facilitar las labores de las mujeres de la época.

Resulta que hay razones históricas por las que la sastrería tomó esta iniciativa y no la ha abandonado hasta la actualidad.

La diferenciación de los botones son una reliquia que hemos traído al mundo contemporáneo, para el caso de los hombres, la explicación más corta es que la ropa de los hombres ricos de la época a menudo incluía un arma, y considerando que la mayoría de los hombres sostenían la espada con la mano derecha, era más cómodo y rápido usar la mano izquierda para desabrochar los botones.

En los retratos del siglo XIX tenemos evidencia de hombres deslizando su mano derecha entre el abrigo y el chaleco abierto con la mano izquierda en señal de tomar el arma en caso de que sea necesario tener una pelea.

Para el caso de las mujeres, hay algunas teorías sobre la elección de esta orientación en los botones de sus camisetas: La primera teoría dice que era para facilitar el cuidado de los niños. Resulta que las mujeres tienden a mantener a los niños en el brazo izquierdo para tener libre el derecho, brazo que suele ser el dominante, así que, según esta teoría, los botones del lado derecho ayudan a las mujeres a facilitar la lactancia en caso de que su niño necesite ser alimentado.

Otra teoría señala el hecho de que las mujeres de la época solían montar a caballo por el lado derecho, por lo que portar los botones por el lado izquierdo del vestido les hacía correr el riesgo de que el viento se colara entre la ropa y se descubriera alguna parte del cuerpo que fuese vulnerable.

Sin embargo, la explicación que más fuerza ha ganado es la que dice que las mujeres ricas en el pasado no se vestían solas, sino que eran ayudadas por damas y sirvientas las cuales eran diestras en la mayoría de los casos, por lo que los botones en el lado izquierdo les hacía más fácil abrochar las prendas de sus señoras.

Como puedes ver, todas estas explicaciones en la época actual no tienen razón de ser, pero se trata de una costumbre tan marcada en años anteriores que ya lo vemos como algo normal y no creemos que vaya a cambiar fácilmente.

Publicaciones relacionadas