LifeStyle

Las cinco partes del cuerpo que nunca deberías tocar

No es una buena idea alterar el equilibrio de las bacterias en la nariz, la boca y el ombligo, y el riesgo de que circule suciedad entre la cara, los ojos, las orejas y las uñas. Descubre qué partes de nuestro cuerpo, y especialmente la cara, deben mantenerse alejadas de nuestras manos.

La cara

Descansar la cara en tus manos es un hábito muy común. Pero a menos que te laves la cara o te apliques una crema hidratante, evita el contacto entre las manos y la cara. De hecho, las manos contienen aceites y gérmenes que pueden obstruir los poros de la piel y causar brotes de acné. Y si te salen granitos, asegúrate de nunca tocarlos, de lo contrario la situación podría empeorar.

Los ojos

Los ojos son extremadamente sensibles, pues la piel de nuestros párpados es frágil. Sin embargo, esta mala costumbre puede llenar de bacteria nuestros ojos y provocar, entre otras cosas, conjuntivitis. Por otro lado, frotar el ojo de forma agresiva puede dañar tu córnea. Si te pica la vista, elige gotas y lávate las manos antes de aplicarlas.

Las orejas

El interior de nuestros oídos es delicado y muy sensible, por lo que debes resistir a la necesidad de limpiarlos a fondo. La piel que recubre el canal auditivo es muy delgada y propensa a las microlesiones. En caso de taponamiento o dolor, consulte a un especialista.

La nariz

El interior de la nariz contiene su propio equilibrio de bacterias. Al meter los dedos en ella, introduces diferentes bacterias, que pueden causar infecciones. Además, los dedos recogerán las bacterias de la nariz y las dispersarán, lo cual es un problema en la temporada de resfriados y gripe.

La boca

La boca de una persona tiene en promedio de 34 a 72 cepas de diferentes bacterias. La mayoría de ellas son inofensivas, pero añadir más gérmenes de las manos puede alterar ese equilibrio. Y si ya estás enfermo, tocarte la boca puede ayudar a pasar gérmenes a otras personas con las que entras en contacto.

El ombligo

¿Sabías que el ombligo es la parte más sucia del cuerpo? Alberga una gran cantidad de bacterias que son prácticamente inaccesibles, por lo que permanece sucio incluso después de ducharte. A menos que coloques los dedos para limpiarlo con agua caliente y jabón, evita tocarte el ombligo.

Fuente: Santé Magazine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.