LifeStyle

Las consecuencias de no dormir lo suficiente en la salud física y mental

El sobrepeso, diabetes, las enfermedades cardiovasculares, los problemas digestivos, los trastornos emocionales… son algunas de las consecuencias de no dormir lo suficiente.

¿Quién nunca se ha quedado despierto hasta tarde en la noche para terminar un proyecto? ¿Quién no ha sacrificado nunca el sueño para ver el último episodio de una serie? Y, ¿quién no ha pasado una noche entera frente al teléfono para charlar con un ser querido? Sin embargo, la mayoría de la gente no sabe cuánto la falta de sueño puede alterar el equilibrio físico, psicológico y cognitivo.

¿Cuándo las alteraciones o la mala calidad del sueño son perjudiciales para la salud?

Antes de hablar de las consecuencias de no dormir lo suficiente, cabe señalar que algunos trastornos no tienen repercusiones en la salud. Se trata de los trastornos del sueño relacionados con la infancia. A esta edad, las pesadillas y los terrores nocturnos son comunes, pero no tienen un impacto serio en la salud física o mental. Por otro lado, podemos no estar durmiendo lo suficiente debido a los hábitos de vida o a trastornos del sueño como el insomnio, la apnea obstructiva del sueño y los trastornos neurológicos.

Alteraciones del sueño, ¿cómo reconocerlas?

Las consecuencias de no dormir los suficiente se manifiestan en diferentes síntomas:

Trastornos del estado de ánimo que pueden afectar a la vida social y llevar a la depresión; El cansancio físico suele provocar caídas, fracturas y otros accidentes; Un fuerte deseo de comer, que lleva al sobrepeso o incluso a la obesidad; La fatiga mental puede disminuir la concentración. También lleva a problemas de alerta y falta de energía; La aparición frecuente y regular de varias infecciones, debido a un sistema inmunológico debilitado; La alteración del metabolismo que favorece el desarrollo de enfermedades como la diabetes, los accidentes cerebrovasculares, los cánceres, la hipertensión arterial.

Consecuencias de una falta crónica de sueño en la salud

Sobrepeso

Este es probablemente el resultado más conocido de la privación de sueño: cuando no duermes lo suficiente, engordas. La razón principal de esto es que tendemos a comer más, especialmente alimentos calóricos. Y como nos movemos igual, o incluso menos, esto lleva a un aumento de peso.

Trastorno del estado de ánimo

Muchas investigaciones muestran que hay un fuerte vínculo entre la calidad del sueño y el estado de ánimo. Estas consecuencias de la privación del sueño se producen inmediatamente después de un sueño de mala calidad. Cuando la persona se despierta, se siente estresada e irritable. Estos malos sentimientos los acompañarán durante todo el día y afectarán su humor y eficiencia en el trabajo.

Diabetes

La privación crónica del sueño parece conducir, según estudios científicos, a una disminución de la sensibilidad a la insulina y a un mayor riesgo (en un 37% de media) de desarrollar diabetes tipo 2. La pérdida de sensibilidad a la insulina explica el aumento de peso y es una de las primeras etapas de la diabetes. Además, en las personas que ya tienen diabetes, los trastornos del sueño van acompañados de un deterioro del control del azúcar en la sangre. El resultado: no más complicaciones. Por lo tanto, dormir bien parece crucial cuando se corre el riesgo de padecer diabetes (antecedentes familiares, sobrepeso, altos niveles de azúcar en la sangre…) o de ser diabético.

Enfermedades cardiovasculares

El aumento del estrés oxidativo y la alteración de la respuesta inflamatoria aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La falta de sueño aumenta el riesgo de hipertensión, arritmia y apoplejía. No sólo eso, la falta de sueño también aumenta el riesgo de enfermedades neurodegenerativas, en particular las enfermedades de Alzheimer y Parkinson. La falta de sueño promueve la acumulación de las proteínas beta-amiloide y Tau. Estos son los sellos biológicos de la enfermedad de Alzheimer. Estos trastornos, a menudo irreversibles, se encuentran entre las consecuencias graves de la privación del sueño.

Problemas de comportamiento relacionados con la privación del sueño

Con los eventuales ritmos de la vida diaria, la mayoría de la gente carece de tiempo para recargar sus baterías. No hay tiempo para dormir, para las comidas, para las actividades beneficiosas para la salud… Cuando el agotamiento gana terreno, la persona tendrá dificultades para posponer las actividades habituales hasta el día siguiente. Llenarse de energía durante la noche resuelve el problema y lucha contra las consecuencias de la falta de sueño.

 

También puedes leer: ¡Cuidado con el paracetamol, la sobredosis puede destruir el hígado!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *